NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

31 de marzo de 2016

Perder o no ganar, no es lo mismo

Exceptuando los programas de cotilleos, que hay países en los que no existen, creo que la mayoría de los programas de la tele se repiten en las cadenas mundiales, adaptándolos en sus diferentes versiones.
Sobretodo los programas de entretenimiento y concursos de todo tipo, de los que luego se hacen las versiones para los más pequeños.
Así, tenemos concursos de niños cocineros, cantantes, etc.

Me pregunto si estos niños están preparados para que el resultado de la ilusión y el esfuerzo puestos pueda ser no ganar. Si están preparados para esa competición (o competencia) a tan alto nivel y no tienen bastante con la competitividad del día a día a la que se ven sometidos en sus tareas cotidianas.

Pero lo que me llama la atención últimamente es que este tipo de concursos están cogiendo el método de ir eliminando a los peores en cada emisión, mientras los demás tratan de sobrevivir otro programa más y rezando por dentro para que sea otro el que lo haga peor que yo.
Y claro, no es lo mismo no ganar que perder.
No es lo mismo que sólo gane uno y los demás no ganen, a que te elijan como el perdedor, el que peor lo ha hecho hoy.
No es lo mismo desear ganar que desear que otro pierda .
No es lo mismo desear ser el mejor que desear que haya otro que lo haga peor, muy mal. Eso es desear el mal ajeno, es un sentimiento muy feo que no deberíamos provocar en los niños.

Y si además, que lo he visto también, formas parte de un equipo y lo que tú hagas va a repercutir para bien o para mal sobre tus compañeros... entonces la carga es tremenda y las miradas de reproche o decepción pueden hacer mucho daño.

He visto niños llorando con un gran disgusto mientras son consolados por sus padres y me gustaría saber qué ha llevado a esos padres a permitir a sus hijos (a veces demasiado pequeños) enfrentarse a una situación que está claro que no saben manejar porque no están preparados.
Si a un niño le gusta cocinar, ¿por qué hacer de ello una competición? ¿por qué no cocinar todos juntos sin tener que demostrar quién es el mejor?
¿Por qué siempre tiene que haber un mejor y un peor?



29 de marzo de 2016

Lapbook de Picasso


Después de mostrar tanto interés por conocer a Picasso, estuve buscando algo de material y comenzó a trabajar en un sencillo lapbook sobre él.
En la portada, una foto del pintor que se abre para dejarnos leer una pequeña biografía y un mini-libro con pestañas sobre diferentes etapas de su pintura, con ideas muy generales de cada una.
Esta información la he redactado yo y él ha montado las solapas y las ha pegado.
La biografía, dirigida a los niños, la he sacado de aquí (en el apartado de Picasso, el enlace que pone cuadernillo descargable).


Aprovechando un boceto del cuadro Dos Mujeres Leyendo, que viene en su libro de plástica, le presenté dos copias para que las colorease en su propia versión de las etapas azul y rosa.



Encima de sus dibujos azul y rosa, hizo una línea del tiempo en la que marcó varios acontecimientos con pegatinas (nacimiento, etapas de su pintura y muerte).
Trabajó también sobre un mapa mudo de España, coloreando la comunidad autónoma y provincia en la que nació Picasso.
Y para terminar, estuvimos mirando juntos el cuadro La Fábrica de Horta d´Ebre y después se puso a hacer su propio cuadro. No se trataba de copiar la obra de Picasso, sino de observarla e inspirarse para hacer su composición con elementos parecidos (fotos de árboles y pegatinas de formas geométricas).
No quiso representar ningún edificio, prefirió decorar con símbolos de algunas aplicaciones informáticas que le gustan.




27 de marzo de 2016

Las profesiones. Pasado y presente


On the farm es otro material que he pedido en El Rincón del Profesor, dentro de la página de la Unión Europea.
Es un libro para colorear dibujos sobre los productos y el trabajo de la granja.
Mi hijo no está coloreando nada en él porque prefiere hacer sus propios dibujos de cosas que le gustan y luego decide si quiere colorearlos o no. Pero nos viene muy bien para ilustrar sus trabajos y sacar imágenes de cosas que necesitemos.

Dentro del tema de las profesiones y enlazando con varias cuestiones que le proponen para investigar sobre el pasado, vemos que en la agricultura se puede comprobar el cambio a lo largo del tiempo en la forma de trabajar.
Así, aprovechamos varias páginas para aprender y comentar cómo trabajan los agricultores, qué pasos hay desde que se prepara la tierra hasta que se recoge la cosecha y qué máquinas se utilizan hoy en día en comparación con el trabajo manual que se hacía antes.




23 de marzo de 2016

La vida en el Paleolítico

B comenzó a aprender más en profundidad sobre la prehistoria. Ahora estamos en el Paleolítico.
Lo primero fue situarnos en nuestra línea del tiempo y recordar las ideas básicas anotadas.

Ha trabajado con un material muy interesante que encontré en la página del museo de la Cueva de Altamira: los itinerarios didácticos.
De todos los que aparecen en el enlace, hemos usado dos: Altamira, un lugar del Paleolítico y Veo, veo en la Cueva de Altamira.
Este material está pensado como apoyo para los niños que visitan el museo, pero perfectamente se puede aprovechar en casa de muchas formas.

He imprimido varias hojas con información y la actividad ha consistido en recortar, leer, clasificar por temas similares y pegar.
Los dos grandes temas que han salido son cómo eran las cuevas donde vivían las personas del Paleolítico y cuál era su forma de vida.
Hemos leído mucho, hablado, preguntado, buscado información... Al final ha querido grabar varios vídeos explicando lo que ha aprendido.
Este vídeo nos ha servido de base para las actividades.


El segundo itinerario que he mencionado (Veo, veo en la Cueva de Altamira) ha dado lugar a una actividad muy entretenida.
Teníamos, por un lado, una página en la que nos piden averiguar una serie de palabras referidas a distintos utensilios y, por otro lado, otra página con las soluciones y varios textos informativos sobre cada palabra.
Quité las soluciones (que después le sirvieron a él de control) y le di sólo los textos para que encontrase en ellos las palabras que le pedían.


Todo este material va pegado en un sólo folio en forma de solapa desplegable.


No hay lapbooks, simplemente hojas de actividades para archivar.
Sobre esta última tarea de las palabras hará unas fichas en el ordenador, quiero que aprenda y luego sea capaz de hacerlas solo, Insha Allah. Espero poder compartirlas.
También ha hecho pinturas rupestres y tenemos pendiente un collar de conchas.


17 de marzo de 2016

Tablas de multiplicar del 8 y del 9

Ya hemos terminado con las tablas de multiplicar de esta forma en que habíamos empezado a trabajarlas. Hay quien presenta las tablas hasta la del 12, yo he sido tradicional en esto y he presentado del 0 al 10, aunque no siempre hemos seguido el orden creciente.

Como en todas las otras, el proceso ha sido: que él calcule los resultados de la tabla (con los dedos, con el ábaco, con cálculo mental... como él ha querido) y la complete, que complete también la tabla inversa, unir los resultados sobre los puntos de la circunferencia y colorearlos en la tabla del 100.

Tabla del 8:



Tabla del 9:



Continuamos trabajando con las tablas, pero ahora de otras formas.
Sé que algunos niños que aprenden en casa no memorizan las tablas de multiplicar. Yo sí voy a pedir a mi hijo que lo haga, la diferencia con el colegio presencial es que no le pongo límite de tiempo ni le exijo que cuando acabe el curso haya memorizado todas o las que sea. Llegará donde llegue, a su ritmo.

Él resuelve ahora las multiplicaciones "pensando" (como él dice). Ha aprendido que multiplicar es sumar el mismo número varias veces y eso es lo que va haciendo mentalmente, aunque es cierto que el cálculo no le sale automático y tiene que comenzar desde el 1. Pero veo que ya va reteniendo las que más repite.

Le gustó mucho esta actividad, sobretodo unir los puntos con la regla sobre la circunferencia y la emoción de ver qué figura iba a salir.
Cuando ya estaban todas, las extendimos sobre el sofá y comprobamos juntos la simetría a partir del eje de la tabla del 5. Este es el esquema en la pizarra de lo que vimos:


La línea del centro representa la tabla del 5 y a ambos lados están las demás, unidas de dos en dos porque su dibujo es el mismo.
Se puede ver comparando los dibujos de las entradas anteriores o en este enlace.

Las otras tablas de multiplicar que ha trabajado:




16 de marzo de 2016

Si pronunciamos bien, esto no pasa


Truquito del libro para que los niños tengan claro cuándo una palabra termina en d o en z.

Le pregunté a mi hijo si sabía por qué letra termina la palabra pared. Pues claro, me dijo, termina en d.
¡Pues claro! Si yo pronuncio pared, entonces es que termina en d. Y si pronuncio parez, entonces termina en z.
Y si estamos haciendo un dictado y yo digo ciudaz y mi hijo escribe ciudaz, entonces no se merece una falta ni tiene que complicarse la vida pensando cómo se forma el plural.
Sería más justo que yo pronunciase correctamente y él escribiese lo que oye.





15 de marzo de 2016

Un componente de las educajas... sin educajas

Llevaba tiempo oyendo hablar de las educajas (o workboxes), pero no le encontraba el beneficio a eso de colocar las actividades en una serie de cajones en torre, pensaba que era igual de práctico que colocar el material directamente en la mesa de estudio y decirle al niño lo que íbamos a hacer... Hasta que leí el dossier de Marvan y lo vi mucho más claro.

Me quedé convencida de que esta forma de organizar las actividades le podría traer a mi hijo básicamente tres beneficios: motivación, responsabilidad y (una cierta) autonomía.

Me pilló un poco novata el inicio de este curso desde el colegio a distancia (hay cosas que en el próximo haré de otra forma) y no vi posible incorporar las educajas debido a cómo es parte del material que usamos, pero no las he olvidado.
Lo que sí he visto ahora es la posibilidad de usar una parte de ese sistema adaptándolo mucho a nosotros, me refiero a la tira de números que se van colocando según se termina cada caja y que aportará la motivación y responsabilidad que mencionaba antes. La autonomía creo que tendrá que esperar hasta tener las propias cajas. (Si queréis saber más sobre el funcionamiento de las educajas tenéis disponible el dossier de Marvan y muchas entradas que ha publicado en su blog).

No tenemos números ni tira, pero he tomado el concepto que hay debajo.
Se trata de que mi hijo coloque una pegatina en la casilla correspondiente según vaya acabando cada tarea asignada. ¿Qué gano con esto? Motivación.
A ÉL le motiva esto (y a otro niño le motivará otra cosa). La satisfacción por el objetivo logrado, por el trabajo terminado, se traduce en colocar en su lugar esa pegatina (son pegatinas que tenemos en casa y que le gustan) y visualmente poder comprobar el avance que está haciendo y el resultado final con todo acabado.


Quiero aclarar que esto no es un sistema de puntos, no va a recibir ningún regalo por las pegatinas que pone (aunque durante mucho tiempo he sido contraria al sistema de puntos, hoy lo veo de otra forma en ciertos casos, pero esto sería para otra entrada).
Las pegatinas con mensaje son algunas entre muchas que hay en casa, otras son de animales, de figuras geométricas...

Tenemos un folio en un lugar visible, dividido en cuadros. Cada fila corresponde a un día y tiene 6 cuadros, uno para cada tarea programada.
El día anterior yo escribo de forma esquemática esas tareas (si tuviéramos las cajas, lo que haría es poner el material dentro) y por la mañana él puede ver lo que tiene que hacer. Incluso puede ponerse con algunas cosas él solo, al menos coger el libro, buscar la página y ver el tema que toca. Con esto ya estaríamos trabajando un poco su autonomía.

Cuando se sienta preparado y salga de él, esto le permite incluso gestionar su tiempo eligiendo en qué orden quiere hacer las actividades o saber que si dedica más tiempo a algo, habrá cosas que necesitarán un tiempo extra.
Y con todo esto ya entramos en su responsabilidad, poco a poco.

Espero que con el tiempo, cuando sea mayor, esta forma de trabajar le aporte una base y le ayude a organizarse por sí mismo.



13 de marzo de 2016

Un día cualquiera de marzo

Las actividades educativas de mi hijo no siempre consisten en lapbooks, desplegables, ver vídeos, jugar con aplicaciones interactivas, hacer matemáticas con regletas...
Muchas veces hace cosas menos creativas, menos "alternativas", más cotidianas o sencillas o comunes... no sé muy bien cómo llamarlas. Son cosas menos vistosas, pero igualmente necesarias: ejercicios del libro de texto, cuadernillos de operaciones matemáticas, ejercicios de repaso en sus cuadernos, alguna actividad trimestral para enviar a su tutora, etc.
En el blog no las suelo compartir porque no las veo muy interesantes en el sentido de aportar algo, inspirar o dar ideas, que supongo que es lo que busca la mayoría de la gente que visita este tipo de blogs.

Pero para que nadie se lleve una impresión equivocada de nuestro día a día, he pensado publicar de vez en cuando lo que podría ser un día normal en nuestra forma de hacer la escuela en casa.

B ha comenzado la mañana escolar con escritura en castellano, una redacción sobre el tema "Los postres". Varias frases y paso a la siguiente tarea, que ha consistido en hacer algunos ejercicios de repaso de la unidad 11 en su libro de texto.
A continuación, en su cuaderno de lengua, ha trabajado sobre un texto que yo le preparé ayer. Ha rodeado palabras de diferentes colores según las identificaba como artículos, nombres, adjetivos o verbos.
Dentro del tema de las fuerzas, en ciencias, le imprimí un folio con varios dibujos (pinza, tijeras...) y con los objetos reales al lado ha ido comprobando cómo es la fuerza que él hace al manejarlos y cuál es el movimiento que resulta. Estas comprobaciones las ha representado con flechas de colores sobre los dibujos.
Ha trabajado en su lapbook de Picasso y cuando eran un poco más de las 11 de la mañana se ha ido a la calle a jugar.

Después de comer ha estado escribiendo un rato en su libro de árabe y luego se ha marchado a la clase de inglés, que dura 1 hora. Cuando salga tendrá el resto de la tarde libre.






11 de marzo de 2016

Cuando el hogar no funciona por completo, entonces algo falla


El hogar no son las paredes y el espacio entre ellas. Son las personas que habitan dentro, sus relaciones y cómo organizan sus vidas.

Me he sorprendido a mí misma en los últimos días recordando cuando antes tenía las mañanas libres y una parte de las tardes. Me ha venido la idea de que ahora tengo menos tiempo.
Esto me ha causado agobio y nervios, se ha resentido mi paciencia. Y cuando alguien en el hogar no funciona bien, muchas cosas pierden estabilidad. Todos los demás lo sienten.

Ahora, desde la serenidad, veo que realmente tengo el mismo tiempo de siempre; la diferencia está en cómo lo empleo. Veo que antes no tenía las mañanas libres, sino que las dedicaba a otras cosas.
La forma en que verbalizamos nuestros pensamientos determina cómo nos sentimos, y en ocasiones lo hacemos de forma incorrecta. Esto puede llevarnos a ver las situaciones como no son y a crearnos impresiones negativas que no son reales.

Antes mi hijo se iba al colegio y yo realizaba las labores de mi casa a mi ritmo, un ritmo agradable, llegaba a todo. Ahora la mayor parte de las horas de mis mañanas transcurren sentada a su lado, acompañando.
Esto sería ideal si no fuera porque a eso de las 12 de la mañana mi ritmo se vuelve frenético, ya que pretendo hacer en una hora todo lo que antes hacía en más.
Y claro, no llego.

No habría problema si me diese lo mismo, si no me importase que mi casa esté organizada y limpia. Pero resulta que sí me importa, que me molestan las cosas sin hacer.
Y como necesito que muchas de mis labores domésticas se hagan por la mañana... pues hay un conflicto.

Al final me he dado cuenta de que mi mente escolarizada me está jugando una mala pasada.
No he sabido ver la completa libertad que nos da la ausencia de colegio. He visto sólo las ventajas en el aprendizaje y no he alcanzado a ver más lejos. 
Somos mucho más libres a todos los niveles porque podemos organizar nuestro hogar como mejor nos convenga A NOSOTROS, sin que nadie se sienta mal.
Porque si la persona que acompaña no está bien, entonces todo esto no funciona.

A la hora de organizar las actividades programadas, creí (sin darme cuenta, de manera automática) que tenía que elegir entre un horario continuado o un horario partido y que además tenían que ser unas pautas similares a las del colegio.
Esto fue algo inconsciente que pasó sin pensarlo.
Y así no funciono bien.

Cambiamos tantas veces como sea necesario hasta que todos nos sintamos cómodos. Los niños no deben ser el centro exclusivo de todo porque aprender en familia es una cosa de la familia completa y todos contamos.

La próxima semana probaré una nueva forma y a ver... De las cinco tareas de la mañana, pasamos a tener cuatro y una queda para la tarde.
Hacemos las cuatro del tirón, sin descanso en medio. Estamos hablando de actividades de 20 o 30 minutos, creo que se puede, ya iremos viendo.
A eso de las 11 terminamos y comienzo a atender mi casa. Sin prisas, sin agobios, sin nervios.
Dejamos una tarea para la tarde, además del rato de lectura o algo pendiente que nos quede por hacer. Normalmente no será más de una hora. ¿A partir de las 18:00 por ejemplo? ¿Por qué no?

¿Parecen horarios raros? Intuyo que nos puede ir mejor así, que a mí me puede ir mejor. Y si yo estoy bien, creo con seguridad que todo fluirá más fácil.
Si ahora somos más libres para hacer las cosas a nuestro modo, entonces seamos libres de verdad.





9 de marzo de 2016

Contenidos para el tercer trimestre (7-8 años)


Estamos entrando en el último bloque de contenidos. Este curso se me está pasando muy rápido.
Os dejo, como las otras veces, el temario que vamos a seguir dentro del programa oficial.
Quiero aclarar que esto no es una planificación mía, es el índice de contenidos que correspondería a un niño de 7 u 8 años. Sé que hay familias que hacen homeschooling de una forma libre y siguen algún tipo de programa según el curso que les correspondería a sus hijos si fuesen al colegio. También sé de otras familias que no siguen ningún programa, pero de vez en cuando comparan en qué nivel están los niños respecto a otros de la misma edad.
Es por esto que creo útil compartir el que seguimos nosotros (sólo para matemáticas, lengua española y ciencias; para otras materias vamos por libre).

Lengua española
- La comparación
- Palabras con mp y mb (delante de p y de b no se escribe n, se escribe m)
- El verbo en pasado, presente y futuro
- Los diálogos
- Campos semánticos
- Palabras terminadas en d o en z
- Los pronombres
- Hablar en público
- Escribir un e-mail
- Palabras polisémicas
- El uso de la coma
- La oración: sujeto y predicado
- Los anuncios publicitarios
- Frases hechas
- Por qué y porque
- Tipos de oraciones: enunciativas, interrogativas y exclamativas
- La entrevista
- Completar un cuestionario
- El diccionario
- Lenguas de España
- Los poemas

Matemáticas
- Tablas de multiplicar del 6 y del 7
- La multiplicación y sus términos
- Restar 10 a números de tres cifras
- Taller de problemas: escribir la solución adecuada
- El círculo y la circunferencia
- Tablas de multiplicar del 8 y del 9
- La multiplicación de números de dos cifras
- Sumar decenas completas
- Taller de problemas: escribir el enunciado
- Gráficos de barrras
- Tablas de multiplicar del 10 y del 0
- Restar decenas completas
- Cuerpos geométricos
- Inicio a la división como reparto
- La mitad
- Sumar 100 a números de tres cifras
- Repaso de unidades de medida
- Inicio a la simetría
- Pictogramas
- Uso de la calculadora
- Restar 100 a números de tres cifras
- Taller de problemas: aplicar las estrategias aprendidas
- Posible, imposible, seguro
- Cuadros de doble entrada

Ciencias naturales
- Los materiales y sus propiedades
- Clasificar materiales
- Las fuerzas (investigación: la fuerza de un imán)
- El sonido y el ruido
- Ahorro de energía
- Reducir, reutilizar y reciclar
- Las máquinas simples y compuestas
- Las piezas de una máquina compuesta
- Investigación: máquinas del entorno
- Máquinas y herramientas de las distintas profesiones
- La seguridad en el trabajo
- Descubrimientos e inventos
- Nuevas tecnologías: el ordenador

Ciencias sociales
- Los medios de comunicación
- La publicidad
- Las profesiones
- Las actividades productivas
- El paso del tiempo
- Restos del pasado
- Investigación sobre el pasado
- Personajes históricos

Otra vez se puede ver que los temas incluídos en ciencias naturales o sociales no siguen un criterio claro (al menos para mí). Lo que nosotros hacemos es unir temas relacionados y trabajarlos como unidades didácticas más grandes.
Igualmente adaptamos todo, de tal forma que mi hijo va más adelantado que el temario en algunas cuestiones, y al contrario. Hay cosas a las que dedicamos más tiempo y muchas otras que introducimos aunque no formen parte de dicho programa.

Si queréis preguntarme algo sobre los temas mencionados, podéis hacerlo en los comentarios.




8 de marzo de 2016

¿Prehistóricos o trogloditas?


Hemos comenzado hace unos días a aprender en profundidad sobre la prehistoria (todo lo profundo que puede ser para un niño de 7 años).
Y me llama la atención la imagen que se da de las personas que vivieron en aquella época en buena parte del material educativo.
Son muchas las cosas que aun no se saben con exactitud sobre la vida en la prehistoria, hay muchas suposiciones que se presentan como verdades confirmadas y una imagen bastante grotesca de aquellas gentes.
Y todo esto puede confundir mucho a los niños y darles una visión irreal.
Todavía cuesta mucho decir "no lo sé", es más fácil inventarse cosas o dar por ciertas las suposiciones.

Rostros animalizados, gruñidos como forma de comunicarse, afirmaciones del tipo "las personas de la prehistoria pensaban menos que nosotros"... ¿Y si pensaban menos cómo pudieron desenvolverse a partir de casi nada? Imaginad que nos dejaran en aquellas circunstancias a las personas de hoy... a ver dónde llegaríamos.
En uno de los libros didácticos que tuve en mis manos pude ver en varias páginas a mujeres ataviadas con unos mini-vestidos de piel que dejaban un pecho al aire... ?????  No sé de dónde han sacado la idea de que las mujeres de la prehistoria cubrían uno de sus pechos y el otro lo destapaban.

Estamos usando, para el paleolítico, material educativo del museo de la Cueva de Altamira. Insha Allah empezaré a compartir las cosas que va haciendo B cuando avance un poco más y comentaré más en detalle sobre este material. Me está gustando mucho por su rigor y su honestidad, cuando no se sabe el motivo de algo, no tienen ningún problema en admitirlo.
Además de informar a los pequeños de que las personas de la prehistoria eran igual que nosotros, se comunicaban de la misma forma y vestían de una manera similar.




5 de marzo de 2016

Cuando las respuestas no son las esperadas


Me encanta la lógica de los niños y esos razonamientos inesperados con los que nos sorprenden tantas veces. Precisamente por eso, por salirse fuera de lo que esperamos, suponemos o damos por hecho.
Me pregunto en qué momento de nuestro crecimiento perdemos esa capacidad de razonar sin pensar siquiera en lo que los demás esperan que digamos o hagamos.

Estábamos mi hijo y yo leyendo el tema de los medios de comunicación en su libro. Un poco de información y luego actividades relacionadas.
En uno de los ejercicios le presentaban una serie de profesiones y él tenía que detectar las que no estaban relacionadas con los medios de comunicación. Bombero y cocinero eran las palabras intrusas.
Pero seleccionó cocinero como una profesión dentro de los medios de comunicación y me explicó que hay muchos programas de cocina en la tele y los cocineros informan a la gente de cómo se preparan las recetas.

Más adelante se encontró con varios dibujos y tenía que marcar aquellos que eran medios de comunicación colectivos.
Y otra vez con su maravillosa lógica marcó el teléfono, y muy seguro me dijo que si aprietas el botón del altavoz entonces todo el mundo puede escuchar lo que hablas y ya pasa a ser un medio colectivo.
¡Pues claro!

Me da mucha pena pensar que esas respuestas, en un examen tradicional, serían calificadas como incorrectas y no tendría la opción de explicar a nadie por qué había respondido así.