16 de junio de 2021

Recopilación de proyectos II

Hace casi un año publiqué una entrada recogiendo todos los proyectos que B eligió en aquel año (aquí) y me sirvió para ver de un solo vistazo todos los intereses que había tenido y los temas sobre los que había trabajado.
Ahora, con la cabeza ya en modo vacaciones de verano (cuando todos a nuestro alrededor están escolarizados es muy difícil para B no dejarse arrastrar por estas cosas), vuelvo a recopilar en una entrada todos los proyectos que ha tenido desde entonces.
 
Aquí va el listado:

Si entráis en los enlace, veréis en qué consistió cada proyecto.
Me gustaría seguir trabajando así, es de lo más motivador. Sobretodo para mí, ver en qué cosas se va interesando en cada momento.


15 de junio de 2021

¿Volveré a comprar Mad Libs?


Hoy B ha terminado su librito Mad Libs que le compré para practicar con las categorías gramaticales de una manera diferente y divertida. Aquí escribí sobre ello.

Hay algunos títulos más en la colección y estuve pensando si comprar otros... He decidido que no. Básicamente porque mi hijo me ha dicho que no quiere que compremos más, pero también tengo mis motivos.

Ha sido una buena compra y hemos pasado ratos divertidos leyendo las historias que han salido.
B ha repasado gramática, que era mi objetivo principal.
Pero pienso que no es necesario comprar estos libros para conseguir el mismo resultado. 
La idea es muy buena y se puede adaptar en casa fácilmente: seleccionamos un texto, borramos las palabras de las categorías que queremos trabajar dejando los huecos en blanco y presentamos una actividad que consiste en pensar palabras que cumplan los requisitos para incluirlas en el texto inicial y ver el resultado.

B ya hizo algo parecido cuando era más pequeño. A partir de un poema eligió dos palabras para sustituir a las originales y le quedó algo muy bonito, en ese caso no era en plan historias locas, sino algo mucho más poético.

Y si lo hacemos casero podemos hacer todas las adaptaciones que necesitemos: elegir concretamente qué necesitamos repasar o incluso centrarnos en conceptos como sujeto y predicado, sintagma nominal, etc.

No es demasiado complicado de hacer y está bien quedarnos con las buenas ideas.


 




9 de junio de 2021

Cómo va con el inglés...


El nivel oral de B en inglés es bastante bueno, tanto para hablar como para entender. Y tengo que reconocer que muchísimo de eso se debe a los ratos de pantallas.
En sus ratos de ocio hay bastante tiempo (demasiado para mi gusto) de mirar vídeos y él ha elegido el inglés como idioma principal para esta afición, básicamente todo lo que ve y escucha es en inglés.
Incluso cuando graba sus propios vídeos también lo hace en inglés.
Chatea en inglés con varios amigos de otros países.
Los libros que decide comprarse los elige en inglés aunque existan en versión española.
Y se siente muy cómodo con este idioma.

Otra cosa es el tema académico, me explico:
Él maneja perfectamente la gramática inglesa de una manera natural, sabe cuándo tiene que usar cada tipo de palabra, sabe conjugar verbos, etc... pero sin ponerles nombre. Para mí esto está bien, pero no puedo evitar pensar a veces en los posibles exámenes de inglés que tendrá en un futuro y para los cuales hay que prepararse de otra manera. Porque yo ya he echado un vistazo a esos exámenes de otros años y no importa tanto lo bien o mal que hables y comprendas inglés, sino el saber poner un nombre gramático a todo eso. Bastante artificial, pero es lo que hay.
Por esto, de vez en cuando me invaden los miedos y siento la compulsión de volver a los libros de texto. Esos libros repetitivos en los que año tras año se tocan los mismos temas gramaticales.
Por suerte se me pasa pronto.

Años atrás B usaba libros de texto para inglés, incluso brevemente estuvo apuntado en una academia.
En septiembre del año pasado nos regalaron unos libros de texto con los que B comenzó sus ejercicios de inglés y de los que pronto se aburrió. Entonces se me ocurrió cambiar el método y ofrecerle a cambio revistas en ese idioma dirigidas a adolescentes (aquí lo conté). Fue un gran éxito y seguimos con ellas, todavía quedan varias por leer.

Pero de vez en cuando me vuelven las dudas sobre el tema gramatical y los futuros exámenes escritos, no puedo evitarlo.
Ya tenía elegido el próximo libro de texto cuando me di cuenta de mi error. Si le va bien así, si va mejorando mucho, si aprende y se maneja bien... ¿para qué cambiar ahora?
Esos futuros exámenes (posibles exámenes...) en caso de darse, serían:
- Si quisiera entrar en la academia oficial de idiomas y hacer una prueba de nivel a los 16 años (antes no se puede).
- Si se presentase al exámen por libre para acceder a formación profesional de grado medio en el año en que cumpla los 17.
- Si se presentase por libre al exámen para sacarse el título de la ESO en el año en que cumpla los 18.

B tiene ahora 12 años y medio. Todo eso queda lejos todavía. Incluso aunque nos planteemos comenzar a preparar esos exámenes un par de años antes (para ir con bastante margen), todavía queda lejos.

He vuelto a la cordura y descarto los libros de texto que miré.
Seguirá con las revistas que tanto le gustan, con sus ratos de internet en inglés, con sus propias grabaciones en inglés...
Además usamos bastante material en inglés para otras materias, que él resuelve en español, pero que sirven para aprender nuevo vocabulario y comprensión. Por ejemplo, el journal de Minecraft con el que trabaja a diario, el material de pensamiento crítico y escritura creativa que hace cada semana, el imprimible que usamos para aprender nuestra religión... y varios otros que hemos usado y usaremos.

Cuando llegue el momento de preparar algún examen cambiaremos de estrategia, pero no hay prisa porque si miramos los índices de los libros de texto vemos que las mismas cuestiones gramaticales se repiten año tras año. Sinceramente creo que no le resultará difícil ponerse al día en unos cuantos meses.


31 de mayo de 2021

Responsabilizándose de su tiempo

 
Llevo algunos años intentando hacer malabares para que me cuadren las horas, para que cada rato esté bien aprovechado y me llegue el tiempo para todo lo que tengo que hacer.

Soy más productiva por las mañanas y las actividades de aprendizaje también las hacemos, básicamente, por las mañanas. Por lo que la primera parte del día la vivo "sin parar" y muchas veces agobiada pensando en las tareas de mi casa que me quedan por hacer y cómo conseguir llegar a todo sin dejar de estar presente para mi hijo porque, aunque hay tareas que hace solo, son muchas las cosas que hacemos juntos.

A veces he pretendido arrastrarle a él a seguir mi ritmo frenético para que a mí me dé tiempo a hacer todo lo programado en mi cabeza para ese día.
Pero B es un niño calmado, de esos que parece que nunca tienen prisa, con sus distracciones y esos momentos de "estar en las nubes".

Son dos polos opuestos: yo y mis prisas - él y su exagerada calma.

He decidio que se responsabilice del uso de su tiempo (llevamos varias semanas así).

Si quiere que todo se haga por la mañana para tener la tarde libre, hay que levantarse un poco pronto y aprovechar bien el tiempo.
Si prefiere quedarse un rato más en la cama y luego "revolotear" en mil cosas sin centrarse en su trabajo del día, entonces habrá actividades que quedarán pendientes para la tarde. No pasa nada, pero tendrá menos tiempo libre después.

También mis horas disponibles para él son limitadas porque yo tengo que ocuparme de mi casa y otros asuntos. Por lo que, a partir de ciertas horas, yo no puedo sentarme con él. Si me necesita tiene que esperar.

De esta forma está aprendiendo a gestionar su tiempo, sabiendo que tiene libertad para organizarse y decidir cuánto tarda en completar sus actividades, pero sabiendo también que esa decisión tiene unos resultados: si quiero terminar pronto para tener mucho tiempo libre, tengo que despertar un poco pronto y no tardar demasiado en mis tareas; si quiero quedarme en la cama y luego tomarme todo el tiempo del mundo para las tareas, entonces no terminaré hasta la tarde y mi tiempo libre será mucho menor.

Y teniendo en cuenta que la mayoría de los temas sobre los que trabaja han sido elegidos por él, esto le "obliga" a ser más consecuente con sus actividades y su tiempo.

Es una manera de madurar y hacerse responsable.


27 de mayo de 2021

Bonitos vídeos sobre la historia de la fotografía


Nuestras lecturas de hoy en el libro de tecnología han sido sobre el telescopio y la fotografía.
Como siempre que B trabaja con este libro, primero lee el capítulo (a veces él solo, a veces los dos juntos), después completa una página con las ideas que considera más importantes y finalmente miramos algún vídeo relacionado.

Para el tema de fotografía hemos visto un par de vídeos bastante bonitos. Además de la información sobre Henry Fox Talbot y Carleton Watkins (ambos fotógrafos del siglo XIX), hay que destacar la parte estética de los vídeos. Nos han gustado mucho y por eso he querido compartirlos.
Están en inglés, pero se pueden activar los subtítulos en español:
 
 



26 de mayo de 2021

Cómo trabajar con la página de dictados en el ordenador


Esta foto del inicio corresponde a la página web de los dictados que hacemos en inglés, sobre la que ya escribí aquí.

Hasta ahora B ha ido escribiendo sus dictados en un cuaderno, pero a medida que avanzamos de nivel los textos se van haciendo más largos y la cantidad de escritura le cansa un poco (teniendo en cuenta que también escribe en casi todas las actividades que hace cada día). Por esto, hemos decidio entre los dos usar los ejercicios online que se proponen en la página y sustituir así el dictado escrito en el cuaderno.

Una vez que escuchas el texto y te lo preparas, tienes debajo cuatro opciones de actividades relacionadas que se resuelven en el propio ordenador y que permiten comprobar si se ha hecho correctamente.

Hay una parte de vocabulario en la que B comprobará si hay palabras que no conoce. Clickando sobre cada palabra se accede a su significado (en inglés, no su traducción).

La siguiente actividad, cloze, consiste en rellenar los huecos en blanco. Para esto antes hay que prepararse bien el texto.

Nos encontramos también un ejercicio en el que aparecen varias frases con las palabras descolocadas y hay que ordenarlas correctamente. De esta tarea no he sacado foto.

Y, por último, tenemos un dictado; pero no del texto entero, sólo varias frases (que, igualmente, se puede hacer en la propia pantalla).

B, como siempre que trabajamos con esta página, terminará sus ejercicios de inglés leyendo en voz alta el texto con el que ha trabajado.

La página que estamos usando actualmente es ESL Fast.
Si queréis saber cómo empezamos con los dictados en inglés, hace tres años, y lo que hacíamos entonces, podéis pasar por esta entrada.



23 de mayo de 2021

Cuaderno de plantas


Después de haber terminado con el proyecto de los 10 países más visitados del mundo y las 10 ciudades más visitadas del mundo, B ha decidido comenzar un cuaderno de plantas.
Este es uno de esos proyectos a largo plazo que no se sabe muy bien cuánto va a durar porque todo depende de su interés. Podrían ser semanas, meses, años... o quizá sólo unos días.
Sea como sea, está bien. Es su interés y él decide si necesita seguir avanzando o ya tiene suficiente.
 
De momento ha elegido seis plantas para empezar y está recogiendo sus anotaciones en un cuaderno.
Las plantas las ha escogido de su libro Le guide des aliments. Es un libro en francés que le encanta y lee, por partes, muchas veces. Lo he mencionado varias veces en el blog, en esta entrada podéis verlo.
Lo primero que hace, después de pegar la foto de la planta, es escribir una introducción traduciéndo del francés al español la información del libro.
Después busca datos sobre las cuestiones que él mismo ha decidido que quiere incluir: cómo se cultiva, en qué lugares del mundo crece y cuáles son sus usos.
 

Hay otras ideas anotadas para posibles proyectos, pero al ser este tan extenso no sé si querrá dejar aparcados los demás temas o puede que quiera hacer varias cosas al mismo tiempo.
Lo irá decidiendo.
 
 



PDF