12 de diciembre de 2017

El relieve terrestre

Alrededor de un mes ha estado B trabajando sobre este gran bloque de ciencias: El relieve terrestre.
Como libros de base hemos tenido Découvre notre monde y Geografía 5 (los temas correspondientes en cada uno de ellos).
Los temas que hemos tocado: montañas, llanuras, terremotos, volcanes, placas tectónicas, erosión y grutas.  Dentro de cada tema hemos ido enlazando con diferentes cosas relacionadas. Ha sido un aprendizaje muy completo.

Audiovisuales para este bloque:

A partir de las lecturas en los libros y los documentales, B ha tomado apuntes en su cuaderno de ciencias.
 
Como personaje de este bloque he elegido a Alfred Wegener, hemos investigado un poco sobre él y su teoría de la deriva continental y en la foto de arriba se puede ver el resumen hecho por mi hijo.

Hicimos también este experimento y jugamos con las tarjetas del juego de la Tierra que tratan sobre algunos de los temas estudiados.

Otra actividad que hicimos fue buscar en internet un puzzle de las placas tectónicas e imprimirlo dos veces. Una de las hojas quedó completa para servir de modelo y la otra la recorté para poder jugar a encajar las placas.
Este puzzle nos sirvió también para hacer una comparación con mapas de los sistemas montañosos más importantes del mundo y con las zonas de mayor actividad de terremotos y volcanes. Vimos que en todos los casos coincidía con alguna falla que separa dos placas y así quedó mucho mejor interiorizado el efecto del movimiento de las placas tectónicas.



Aproveché el tema de las montañas para introducir los sistemas montañosos más importantes de España y los picos más altos. Para ello usamos las tarjetas que compartí en esta entrada.

Y hoy hemos comenzado con el siguiente bloque de ciencias que espero poder ir compartiendo también.



11 de diciembre de 2017

Juego ¡Encuentra las palabras!

Me resulta muy fácil encontrar ideas divertidas y originales sobre matemáticas y ciencias, pero me ocurre lo contrario cuando busco en otros espacios cosas sobre gramática. Por eso me gusta el blog Rincón de una maestra (lo tengo enlazado en la columna derecha), por las actividades que propone y además comparte el material para poder imprimirlo. Son actividades dirigidas a niños más pequeños que el mío, pero es fácil poder adaptarlas.

El juego de hoy, al que nosotros llamamos ¡Encuentra las palabras!, es una adaptación de otro que ella propone aquí. Están basados en el conocido juego Hundir la flota.
Ellos usan un tablero del cien y yo he preparado tableros de doble entrada porque es algo que en matemáticas también estoy repasando con mi hijo.

Hay dos jugadores y cada uno tiene dos tableros de diferente color para no equivocarnos.
En uno de los tableros cada jugador escribe cuatro palabras (o las que se decida), una letra por casilla.
El otro tablero sirve para encontrar las palabras del compañero.
Las palabras tienen que estar dentro de la categoría que interese trabajar en cada momento: palabras que empiezan por h, palabras que terminan en je, palabras con diptongo, palabras agudas con tilde, infinitivos de la primera conjugación...

Por turnos, cada uno nombra una casilla y el otro dice si hay una letra (en ese caso la escribimos donde corresponda) o no hay nada (ponemos un punto para saber que ya la hemos dicho).
Cuando encontramos una letra del compañero vamos avanzando en horizontal o en vertical hasta completarla.
Gana el que primero encuentre las cuatro palabras del otro.

En el tablero "Mis palabras" escribo mis cuatro palabras en horizontal o vertical.

Ponemos un archivador abierto en medio de la mesa para taparnos y no ver los tableros del otro jugador.

En el otro tablero vamos anotando las casillas que nombramos para averiguar las palabras del compañero.

Los tableros están impresos en folios de colores y van dentro de fundas transparentes. Escribimos con rotuladores de pizarra blanca y borramos fácilmente con una servilleta.





9 de diciembre de 2017

Tarjetas de montañas


Cuando escribí hace algunos meses mi pequeña reflexión sobre la moda que veo últimamente de que todo es Montessori o hay que hacerlo al estilo Montessori, también comenté que hay material de esta pedagogía que me gusta y que a día de hoy seguimos usando las tarjetas en tres partes, aunque a nuestra manera.

Metidos de lleno en el estudio del relieve, he aprovechado para que B comience a aprender sobre los sistemas montañosos de España. Y para ello me han venido genial las tarjetas que se pueden imprimir desde esta página.

Para trabajar los sistemas montañosos hemos usado las tarjetas y un mapa físico mudo en el que B ha ido localizando y nombrando cada uno.

La forma tradicional de usar las tarjetas en tres partes es imprimirlas dos veces para tener una tarjeta con la imagen y el nombre debajo (todo junto) y, por otro lado, la misma tarjeta que recortaremos para tener imagen y nombre por separado.
Primero se usa la imagen junto con el nombre para aprender y retener y después se presenta al niño la imagen sola y él tiene que asociar y colocar debajo la tarjetita con el nombre que él cree que le corresponde.
Nosotros, como decía, no lo hacemos así.

Yo imprimo sólo una vez porque no siempre usamos este tipo de tarjetas para memorizar, sino que a veces simplemente leemos, jugamos o hacemos algún otro tipo de actividad y el contacto continuado con ellas ya implica aprender y retener información.
Si en algún momento interesa memorizar, lo que hago es doblarlas poniendo el nombre hacia atrás para que no se vea y luego basta con mirar para ver si es correcto.
Pero para usarlas así no hay que plastificarlas.


En este tema también hemos visto los picos más altos de España. En esta ocasión sin memorizar, sólo para que le suenen los nombres. Aunque sí ha hecho algunas actividades para completar: en un mapa político mudo ha coloreado las provincias donde está cada pico y ha practicado matemáticas ordenando los picos de mayor a menor según su altura.
Los datos que sí ha memorizado son el pico más alto de España y el pico más alto de la península.

Lo que he hecho con estas tarjetas de los picos es grapar cada tarjeta de imagen con la tarjeta de su texto explicativo, de forma que queda la imagen y el nombre por un lado y los datos por detrás.

Así estaban antes de graparlas



7 de diciembre de 2017

La caja de los verbos

B es un niño muy auditivo.
Él retiene mucho mejor la información escuchando que viendo. Por eso lo que más le cuesta del francés es escribir.
Sabe escribir muchas cosas, pero habla y lee mejor que escribe y yo creo que es por la dificultad de que las palabras se escriben de una forma y se pronuncian de otra, incluso hay grupos de palabras que se pronuncian igual, pero se escriben diferente. Esto no ocurre en sus idiomas dominantes.

Como también es un niño que aprende tocando, haciendo y moviéndose, pues he recurrido de nuevo a las tarjetas (con las que nos va muy bien para muchos temas) para retener mediante asociación las palabras escritas.

Estamos trabajando con los verbos.
Tenemos por un lado los pronombres y por otro algunas conjugaciones en presente (con el tiempo se puede ampliar).
Se trata simplemente de ir ordenando y relacionando como corresponda.
Podemos elegir un solo verbo, todos, los singulares, los plurales, la primera, segunda o tercera persona... Como queramos. Lo importante es planteralo como un juego e ir aprendiendo de manera más entretenida que la simple memorización.






6 de diciembre de 2017

Historias de Don Quijote


Reconozco que tengo opiniones contrarias sobre la conveniencia o no de adaptar los libros de la literatura clásica a los niños, al menos determinados libros.
He intentado leer ciertos libros con él (a veces leía yo, otras veces él... por hacer cambios y probar) sin ningún éxito. Lo intenté con Pinocho, Alicia en el País de las Maravillas o Peter Pan. Pero nada, en pocos días lo teníamos que dejar porque no se enganchaba con la lectura y lo hacía de mala gana, para mí no tiene sentido leer un libro por obligación.
Y estoy convencida de que es el lenguaje usado, la forma de expresarse, lo que no termina de encajar con él.

Compré hace poco una adaptación de El Quijote (se llama Historias de Don Quijote) de la que leemos varios capítulos al día.
Yo he leído el Quijote original y me duele ver cómo los capítulos quedan reducidos a una o dos páginas en las que cada historia se cuenta de una manera demasiado rápida y superficial.
Pero veo a mi hijo disfrutando cada día de la lectura, riéndose a carcajadas unas veces y otras interesadísimo en las aventuras de nuestro loco caballero.
Estoy segura de que con el original no hubiéramos pasado de la primera página. Lo tenemos en casa también y espero que algún día pueda disfrutar de su lectura por propia voluntad.
Mientras tanto, es un primer acercamiento y le está gustando mucho.




4 de diciembre de 2017

Experimento: Simulamos un terremoto

Enlazamos unas cosas con otras... Comenzamos aprendiendo sobre la formación de las montañas, de ahí pasamos al movimiento de las placas tectónicas y eso nos llevó, entre otras cosas, a los terremotos.

Para ver el efecto que un terremoto tiene en los edificios cercanos, simulamos uno en nuestra mesa de comedor.


Las regletas eran los edificios con los que formular las hipotesis sobre si caerían antes los más altos o los más bajos y también ver que los más cercanos al epicentro eran los más afectados.
Con el martillo provocamos las ondas sísmicas y los agarradores de tela nos sirvieron para golpear sobre ellos y no romper la mesa a martillazos.

Mi primera idea era golpear por debajo de la mesa para simular el hipocentro y ver cómo se proyectaba en la superficie. Pero no nos salió, no ocurría nada. Así es que directamente lo hicimos sobre la mesa.
Colocamos las regletas de diferentes tamaños alrededor del punto donde íbamos a golpear, unas más cerca y otras más lejos, y comenzamos.

Tengo que decir que a pesar de los agarradores, tenía miedo de dañar la mesa y no golpeamos demasiado fuerte, esto hizo que ninguna regleta llegase a caer del todo, pero muy claramente las vimos moverse y sacar conclusiones.

Como ya sabíamos, cuanto más cerca del epicentro más afectados se veían los edificios.
Y comprobamos también que los edificios más altos se movían mucho más que los bajos. Claro, hay que tener en cuenta otros factores como la calidad de la construcción o los materiales con que están hechos. No hay que generalizar diciendo simplemente que los edificios más altos se caerán antes. Pero en nuestro caso la diferencia de la altura marcó las conclusiones del experimento.





3 de diciembre de 2017

La propiedad conmutativa de la multiplicación con regletas

Poder "ver" las matemáticas ayuda a comprenderlas, sobretodo para los niños.
Solemos demostrar con las regletas las cosas que B va aprendiendo.

2x8 es igual a 8x2


Si ponemos una operación sobre la otra se puede ver claramente que son iguales.


Propiedad conmutativa demostrada



2 de diciembre de 2017

Sin manual de instrucciones

Creo que ya habéis oído hablar de los juegos o juguetes desestructurados:
Son materiales que no están especialmente pensados para jugar (aunque a veces sí), pero que ofrecen muchas posibilidades para el juego espontáneo y la investigación por propia iniciativa de los niños. Normalmente suelen ser objetos de la naturaleza como palos, piñas, hojas... Otras veces pueden ser objetos que hay en casa: tapones, pinzas, cajas. Y también pueden ser juguetes de los que venden en las tiendas, pero que no tienen objetivos concretos o instrucciones estrictas, sino que se prestan a ser usados de muchas formas diferentes, el límite es la imaginación de cada niño.

A veces encuentro juguetes que sí están pensados para ser usados de una determinada manera, pero que echándole un poco de creatividad (y presentándolos fuera de su envase original) sí que podrían convertirse en desestructurados. Muchas veces, además, los veo en bazares, lo que quiere decir bastante baratos (aunque en ocasiones tengamos que renunciar a los materiales naturales).

Eso me pasó con este juguete al que le vi muchas posibilidades:


Es un conjunto de tubos transparentes con uniones y codos de colores que se encajan unos en otros.
Originalmente está pensado para construir pajitas de bebida, pero se presta muy bien para inventar otro tipo de construcciones.

El caso es que B lo vio sin abrir, tal cual sale en la foto de arriba, y no había manera de convencerle de que servía para más cosas. Su único empeño era hacer el mismo ejemplo que se veía en el cartón.


Mi intención era que usara su imaginación para construir otras cosas, o incluso lo mismo pero sin seguir unas instrucciones del fabricante. Así es que tiré el envase y nos quedamos sólo con los tubos.
Ahora sí que es capaz de inventarse cosas. Y será muy interesante también hacer circuítos de agua.


¿También os gusta buscar otros usos a los juguetes y materiales que venden en las tiendas?



1 de diciembre de 2017

Descubriendo los números negativos


- Mira, mamá. Si restas 4 menos 3 te da 1. Y si restas 3 menos 4 te da -1.

A mi hijo le gusta jugar con la calculadora. Se pone a veces a hacer operaciones, pero no para resolver ejercicios, sino por probar: qué pasa si hago esto, qué pasa si hago aquello...
Se va fijando en los resultados y saca sus propias conclusiones.



30 de noviembre de 2017

Reto de escritura: Elabora un folleto

Os conté hace unos días que seguimos a veces un libro de Lengua en el que se van proponiendo distintos retos de escritura que nosotros vamos adaptando un poco, pero que me parecen muy interesantes porque se trata de esciribir, pero de otra forma, con otra intención y además de maneras muy variadas.

En este caso se trataba de elaborar un folleto informativo sobre algo.

Yo le entregué a B una hoja y un folleto que nos habíamos traído de Bélgica. A partir de ese material él podía elegir si quería hacer su folleto a partir de recortes y traducciones del otro o prefería inventar algo completamente nuevo.


Quiso hacer un folleto propio de una tienda de juguetes.
Pensó un nombre para su tienda y diseñó la portada. Después eligió los juguetes que irían dentro, buscó las fotos en internet, imprimimos, recortó y pegó eligiendo bien el sitio de cada uno.
Y finalmente escribió el nombre de cada juguete y su precio (el precio de cada uno también lo fijó él).
Ideó también un eslogan.



Escritura, imaginación y creatividad unidas.



29 de noviembre de 2017

El rodaje de una historia


B estuvo dedicado hace unos días a un proyecto propio: grabar un episodio de una de sus series preferidas.
Durante varios días estuvo preparando todo.
Dibujó, coloreó y recortó los personajes principales. Les pegó un palo por detrás para poder manejarlos.
Buscó en internet la canción para poner al comienzo de su grabación y en un cuaderno escribió la letra completa. 
Preparó varios cartelitos con palabras en japonés que también iban a salir en su vídeo.
Diseñó un guión de la historia con el argumento, los diálogos, el orden de aparición de los personajes, etc.
Como él era el encargado de manejar sus personajes, me eligió a mí como cámara y me explicó con mucho detalle cuándo tenía que hacer pausas y a quién tenía que enfocar en cada momento. Con cuidado de que él no saliera en el vídeo.

Todo esto lo hizo porque quiso, nadie se lo pidió y la idea fue sólo suya.
Los niños son capaces de trabajar y aprender solos cuando se les deja la oportunidad de hacer lo que les gusta y estamos disponibles si nos piden ayuda para lo que ellos no puedan hacer solos.



28 de noviembre de 2017

Idiomas 9 años


Mi hijo ha aprendido mucho más francés en seis meses viviendo en Bélgica que el inglés que aprendió en dos años dando clases particulares con un profesor dos días a la semana.
Este pensamiento es el que tengo en cuenta a la hora de ver cómo afrontamos ahora el aprendizaje de idiomas. También es un pensamiento un poco frustrante porque veo que la solución es la inmersión lingüística y en este momento no es posible.
Bueno, vamos por partes.

Árabe
Esto lo tenemos fácil porque es un idioma que B tiene adquirido y sólo se trata de practicar.
B habla dariya (el árabe que se habla en Marruecos) con su padre y también conoce el árabe clásico a través de los libros y sus series de la tele.
Hacemos ratos de lectura y escritura varias veces a la semana y cada día tiene que ver/escuchar un mínimo en este idioma.

Francés
Mi máxima preocupación es que no pierda nada de lo adquirido y, claro, que avance.
Tenemos igualmente vídeos diarios que voy probando para ver sus preferencias, cuando tengamos solucionado el tema de los canales de la tele será mucho más fácil porque ya tiene series que le gustan de antes.
Estos días probé con Caillou porque el nivel y vocabulario me parecían muy bien para él, aunque me temía que me iba a decir lo que me dijo: "¡Mamá, esto es para pequeños!".
La siguiente prueba la hice con esta serie que también pensaba que le iba a parecer para pequeños, pero mira por dónde le ha hecho gracia y le gusta. 
Tengo también unos libros que son los que usan en Bélgica los niños de cuarto en el colegio, son los típicos libros de Lengua con muchas cosas que creo que no vienen al caso para aprender el idioma, pero también con actividades interesantes de vocabulario que sí le estoy proponiendo.


Y además tiene la aplicación Duolingo instalada en su tablet con la que practica algunas tardes.
(Edito la entrada para contaros que he desinstalado Duolingo porque he encontrado algunos errores en la pronunciación y en la traducción).

Inglés
B echa mucho de menos a su maestro de inglés, pero ahora no le tenemos cerca. A pesar de mi primer pensamiento al inicio de la entrada, este profesor le ayudó mucho y todo lo que sabe de este idioma ha sido a través de él.
Para inglés, igual que para el resto, hay una rutina de vídeos diarios. Seguimos con las historias de Litle Fox de momento.
Encontré la página de British Council donde también hay vídeos que vienen con actividades para descargar y hacer en papel. Varios días a la semana hace esto.
Y también comenzó el curso de inglés con Duolingo, pero no sé... no me terminaba de convencer y ahora está probando con Lingualia en el ordenador. Compararemos.

Lo que nos falta, a pesar de todos estos recursos, es practicar el idioma hablado. Y seguramente al final recurriremos a alguna academia, no tenemos mucha oferta cerca ahora y no me gustan los centros orientados a apoyar la asigantura de inglés del colegio y, por tanto, aprobar los exámenes. No es lo que nosotros necesitamos. Pero me gustaría encontrar un centro donde pueda tener algo que me parece muy importante: la conversación en grupo.

Resumiendo: B escucha a diario castellano, dariya, árabe, francés e inglés. Y ahora dice que quiere aprender neerlandés, de hecho ya sabe decir algunas cosas en este idioma, si va en serio habrá que buscarle también material o puede ser algo pasajero como cuando tuvo una temporada en la que, por su cuenta, empezó a aprender el tamazight pero pasó el tiempo y lo dejó. Veremos.




27 de noviembre de 2017

Ciencia/Geografía/Historia 9 años

Encontré este libro en una tienda de segunda mano a un precio increíble:


Se ha convertido en nuestra guía para diversas materias, ya que toca muchos temas diferentes y da muchas posibilidades para ampliar con todo tipo de cuestiones.

El libro se divide en cinco partes.


Cada parte, a su vez, está compuesta por diferentes bloques temáticos dentro de los cuales se tocan bastantes temas.
Cada tema ocupa sólo un par de páginas del libro y explica de manera muy clara y comprensible para los niños cada una de las cuestiones.

¿Cómo lo usamos?
Primero yo leo los temas correspondientes y veo qué otras cosas relacionadas se pueden tocar a partir de ellos. Voy anotando una lluvia de ideas en un cuaderno viejo.
Busco en casa todo lo que tenga y me pueda servir y después ya voy buscando en internet vídeos educativos, imprimibles o ideas de otros blogs.
Al final organizo todo el material encontrado y comenzamos.
Para cada unidad didáctica, además, suelo usar algún otro libro de apoyo para profundizar un poco.

Realmente no delimitaría este aprendizaje a unas asignaturas concretas porque el libro permite tocar muchas cosas para un mismo tema.
Por ejemplo, dentro del estudio del relieve hemos llegado a la teoría de Wegener y buscando datos sobre este investigador B ha aprendido ciencias, geografía (dónde nació y murió, incluso se pueden situar las ciudades en un mapa), matemáticas (si nació en 1880 y murió en 1930, ¿cuántos años vivió? ¿en qué siglo nació y en qué siglo murió?), historia...

El libro es grande y estamos viendo cada parte con detenimiento porque no me convence esa tendencia de los programas escolares de repetir los mismos contenidos año tras año, prefiero aprenderlo en profundidad y pasar a otra cosa. Por eso estimo que este libro nos durará más de un año, no hay problema, B aprende sin prisas.


 Al final del libro hay una parte con propuestas de experimentos y otras actividades.






26 de noviembre de 2017

Lengua/Lectoescritura 9 años



En estas áreas hay varios objetivos para lo que queda de este año y el próximo.

Seguimos avanzando con la gramática y para ello usamos las fichas de SM repaso, refuerzo y ampliación. Todas se pueden descargar gratis desde esta página
Simplemente B va resolviendo las actividades y cuando hay conceptos nuevos hay una explicación con más detalle y usamos otro tipo de ejercicios si hace falta practicar más para entenderlo mejor. También usamos juegos on line para repasar y, como siempre, ideas interesantes que encuentro en otros blogs.

Aparte de los libros que leemos en casa,  estamos siguiendo el libro de la foto para las actividades de comprensión lectora. Así tratamos otros tipos de texto: noticias, descripciones, fábulas, poemas, teatro, etc
B lee un rato cada día y después tiene que contar lo que ha leído. A veces es oral, otras veces es un pequeño resumen escrito y otras veces tiene que representarlo como elija (dibujo, teatro, montar una escena con juguetes o cosas de casa, collage con pegatinas y recortes...).
Este mismo libro, que se puede descargar aquí, nos sirve para sacar actividades de apoyo a las fichas anteriores.
Y otra cosa que me gusta del libro es que propone retos de escritura que nos están dando muchas ideas. Iré compartiendo los retos en otras entradas.

El último de mis objetivos es que B aprenda a hacer esquemas y sacar las ideas principales de los textos que lee. Esto se puede practicar de muchas maneras, nosotros estamos usando las fichas Aprender a aprender, de SM (están también en el primer enlace que puse).

Todo esto no lo hace todos los días, lo vamos repartiendo a lo largo de la semana, incluyendo algunos ratos de dictado.

Añado este enlace con actividades interactivas sobre los diferentes temas.





25 de noviembre de 2017

Matemáticas 9 años


Seguimos un método parecido al de otros años en matemáticas.
Partimos de un libro base que me permite ver el temario que le correspondería por curso/edad (en matemáticas y lengua me gusta tenerlo en cuenta) y que incluye las actividades correspondientes para cada tema.
En esta ocasión he elegido Matemáticas 4º de Santillana, que se puede descargar gratis aquí.

Del libro voy imprimiendo páginas de ejercicios y otros se pueden hacer en un cuaderno mirando el libro en la pantalla.
Cada vez que comenzamos una cuestión nueva, las explicaciones vienen por mi parte y vamos completando con otras actividades que faciliten la comprensión.

Usamos algunas veces estos libros que me traje de Bélgica:

El contenido es muy parecido en cuanto a temas y como los tengo en papel pues a veces resuelve algunos de ellos y me ahorro imprimir (y de paso practica francés). Aunque no se me ocurre que los haga completos porque son bastante rollo, la verdad, demasiado repetitivos y con cálculos y cálculos sin parar. Pero viene bien para cosas puntuales.


Y siguiendo en nuestra línea, todo esto se acompaña de juegos, imprimibles (míos o encontrados en internet), regletas, actividades prácticas y todo tipo de cosas interesantes, divertidas y educativas (como cuando vamos a comprar la fruta y B se entretiene pesando naranjas en la balanza de la tienda).






24 de noviembre de 2017

¿Y yo cómo me organizo?


Las hojas con el plan del año y los planes por meses que comenté en la entrada anterior no son para mi hijo, son para mí. Me sirven para organizarme y orientarme sobre el tipo de actividades para preparar y al mismo tiempo me dan la seguridad de que está tocando todas las materias que yo creo importantes.
Pata poder hacer esto yo tengo que seguir un método de trabajo y de orden del material disponible.

Hace años cometí el error de almacenar demasiadas actividades para el futuro. Las cosas chulas que iba viendo en otros sitios las guardaba para más adelante y llegué a juntar demasiadas cosas, la mayoría de ellas quedaban sin hacer (menos mal, hubiera saturado a mi hijo..).
Ahora busco cosas muy concretas a corto plazo, cosas que sé seguro que nos vendrán bien en poco tiempo. Muy especial tiene que ser algo para guardarlo "por si acaso".

Sigo una guía para algunas materias y esto me permite saber qué temas vamos a tocar.
Por ejemplo, ahora estamos viendo la formación de las montañas. Lo primero que hago es leer el "tema base" (un par de hojas) y pensar cómo se puede profundizar más, con qué cosas está relacionado, qué actividades interesantes pueden surgir a partir de él... Todo esto lo voy anotando en algún cuaderno viejo porque son cosas llenas de tachones y remiendos que acabarán después en la basura.
Una vez que hay bastantes ideas recogidas, busco primero en las cosas que tenemos en casa si hay algo que nos sirva (libros, juegos, etc) y después ya paso a la búsqueda de material e ideas en internet (audiovisuales, imprimibles, libros para descargar, ideas de otros blogs, etc.).

Todas las cosas que voy descargando (algunas para imprimir y otras para ver en pantalla) las guardo en mi ordenador clasificadas por materias porque así las localizo luego mejor.
Cuando ya no las necesito, las borro. Almaceno lo menos posible.

Procuro guardar en Favoritos los lugares de donde saco el material para después enlazarlo con su autor si lo publico en el blog. Creo que es lo correcto.
Luego lo borro porque ya puedo buscarlo en mis entradas antiguas si alguna vez lo necesito.

Y por último, tengo la libreta de la foto para anotar tareas pendientes.
Soy más de libretas que de agendas.
Y vosotras ¿cómo organizáis el material y las actividades en casa?





23 de noviembre de 2017

Comienzo el archivo del aprendizaje en casa


Nunca había pensado en llevar un registro de nuestro aprendizaje en casa hasta que leí esta entrada de Paloma.
Llevo varios años escribiendo en dos blogs y para mí eso era suficiente. Aunque es cierto que no todo lo escribo en el blog, sólo aquellas cosas que pueden servir de ayuda o inspiración a los demás, información útil o cosas especiales para nosotros que no queremos que se pierdan en el olvido y nos gustará mirar dentro de un tiempo. Pero cada día pasan cosas y hacemos cosas que no quedan registradas en ninguna parte.
Sí tengo guardados los trabajos de mi hijo en estos años: libros, cuadernos, manualidades, lapbooks... pero ahora veo que es interesante ir más allá.

Para saber cómo iba a hacerlo leí varios artículos y al final pensé en mi manera personal de ponerlo en marcha. Algo cómodo, que no se convierta en algo que me agobie, que sea personal y nuestro (eso es esencial) y al mismo tiempo sirva por si alguna vez hay que "enseñárselo a alguien".
Estas fueron mis referencias:

Esto es lo que incluye (de momento, porque con el tiempo se pueden poner, quitar o cambiar cosas):

En la portada, que se ve en la foto de arriba, ya indico que ese bloque de contenido ocupará el final de este año y todo el próximo, total para lo poco que queda...

Lo primero que he puesto es nuestro plan para el año. Ya lo tenía redactado para l'enseignement a domicile, sólo he tenido que adaptarlo un poco. Esto es flexible y orientativo porque sobre la marcha pueden cambiar cosas, pero es fundamental para organizar todo. Es sólo una página con objetivos generales y material necesario.

Cada mes comienza con una página de planes del mes, lo mismo que antes pero más concreto y detallado y que voy haciendo en su momento, no a largo plazo. Esto me resulta muy útil para elegir las actividades que voy a proponer.

Incluyo una lista de vídeos vistos cada mes (los usamos mucho para apoyar el contenido de los libros).

Las actividades de cada día, en plan educajas, las escribo en una hoja de cuaderno como si fuera una agenda porque me resulta más cómodo que usar post-it. Estas hojas también van en el archivo para que se vea el trabajo programado de cada mes.

He comenzado un diario sobre el aprendizaje de mi hijo porque hay muchas cosas que no van al blog, cosas personales, impresiones mías, sus procesos... hay mucho aprendizaje que no queda plasmado si no es de esta forma. Son registros semanales (me va mejor que por días) y los archivo también.

Entradas del blog, no todas, sólo las que me parezca que tiene sentido incluirlas. Para imprimirlas he añadido este botón al diseño del blog que me permite verlas en pdf y así no salen los laterales del blog, sólo las entradas. Incluso puedo quitar imágenes o modificar el texto. Si queréis ver cómo queda podéis entrar en una entrada concreta del blog y está al final.

Los trabajos escritos de B que van en fichas u hojas sueltas. Otra parte de su trabajo está en cuadernos.

Y creo que no me dejo nada. Se puden poner más cosas (registro de libros, salidas, etc), se pueden poner menos cosas.
Se aceptan ideas y sugerencias.





 

22 de noviembre de 2017

Etapa nueva, vida nueva


En una de las entradas anteriores, cuando todavía estábamos en Bélgica, comenté que se avecinaban cambios para nosotros.
Pues ya están hechos los cambios.
Por circunstancias personales ya no vivimos en Bruselas. Hemos vuelto. El paso de nuestro niño por l'enseignement a domicile fue breve. De nuevo vamos por libre. 

Desde hace unos días estoy dándole forma otra vez al apredizaje en nuestra casa y una de las cosas que me planteo es organizar el tiempo de una manera diferente. Me refiero al tiempo global.  Hasta ahora seguía un modelo bastante colegial, organizando las actividades de septiembre a julio y bajando el ritmo en el verano. ¿Por qué? Ahora no le veo mucho sentido.
Me parece más normal contar los años desde que empiezan de verdad ¿no?, nosotros seguimos dos calendarios diferentes, cualquiera nos vendría bien. O incluso comenzar los años coinciciendo con el cumpleaños de B, sería más coherente para él.

Bueno, espero actualizar el blog estos días. ¡Por fin tenemos internet en casa! Parece mentira que hayamos vivido siempre sin internet y ahora casi no podemos pasar sin ella. Pero es que a mí me facilita mucho las cosas en cuanto a información y material.
¿También os pasa a vosotras?


 


4 de noviembre de 2017

Bibliotecas

Una de las cosas que me gusta hacer cuando llegamos a un lugar donde vamos a pasar una temporada larga es sacar el carné de la biblioteca. 
Yo lo recomiendo incluso para niños que no les gusta leer porque es una gran fuente de recursos si hace falta material para temas concretos.
Si estamos en un país extranjero, puede ser una biblioteca local o la biblioteca española si es que hay Instituto Cervantes en esa ciudad.


No siempre es gratis, dependiendo de los casos puede tener un pequeño gasto de tramitación, como la de Bruxelles que nos ha costado 1 euro. Otras veces pueden tener una cuota anual, como la biblioteca española de Casablanca por la que creo recordar que pagamos unos 12 euros.

¿Tienen vuestros hijos también varios carnés de biblioteca?





2 de noviembre de 2017

Cómo vamos...

La falta de conexión a internet en casa es la culpable de tanto tiempo sin actualizar el blog. Y es que cuando unos trámites dependen de otros, hasta las cosas más sencillas se pueden volver muy complicadas.
Quedaron muchas cosas por compartir del verano, pero creo que ya no tiene mucho sentido escribir sobre actividades que hicimos hace tiempo y además he perdido bastantes fotos.
Seguimos en Bélgica, aunque no es definitivo. Se presentan grandes cambios otra vez, pero prefiero no adelantar acontecimientos. Si algo he aprendido es a no hacer planes a muy largo tiempo.

Decía que estamos en Bélgica, un país donde el homeschooling es legal y está regulado.
Se nos plantearon muchas dudas sobre si escolarizar o no a nuestro hijo.
Escolarizar justo cuando estábamos en un lugar donde enseñar en casa está permitido nos parecía una lástima. Pero pensábamos también si el colegio facilitaría las cosas a nuestro niño en el sentido de aprender el idioma más rápido e integrarse en una comunidad nueva sin caer en el riesgo del aislamiento.
Me ayudó mucho Marvan en aquellos días y quiero darle las gracias de nuevo desde aquí porque dedicó tiempo a contestar a mis preguntas, buscó información, habló con otras familias y me dio sus consejos y opiniones personales. Fue, sin duda, de gran ayuda.

Mis grandes miedos eran sobre el idioma. Me sentía muy insegura pensando en aprender en casa en un idioma que no es el nuestro, que manejamos pero que no dominamos a la perfección. Qué pasaría cuando tuviésemos una inspección o llegaran los primeros exámenes dentro de algunos años... ¿Habría mi hijo aprendido el suficiente francés escrito (hablando va muy avanzado) para pasar cada prueba? 

Finalmente le registramos en l'enseignement a domicile (la enseñanza en casa) de una manera muy fácil, incluso lo hicimos fuera de plazo, pero no hubo problemas porque  no hay límite de tiempo para las familias que llegan nuevas de otro país. Si alguien tiene interés, la información está aquí.
Sólo tuvimos que rellenar unas hojas con nuestros datos, el motivo por el que optábamos por el aprendizaje en casa (no es obligatorio decirlo) y los recursos con los que pensamos contar para hacerlo (vamos, que vean que tenemos un plan para el año y las cosas más o menos organizadas y pensadas, que no parezca que no sabemos cómo vamos a hacer las cosas...).
Lo entregamos en el mismo día y pensábamos que tendríamos que esperar a que alguien nos llamara para confirmarnos que estábamos aceptados. Pero nada de eso, la mujer que nos atendió nos dijo que podíamos empezar ya mismo, que entregar esos papeles ya implicaba estar dentro de la enseñanza en casa y que sólo si encontraban algo fuera de lo normal en nuestra solicitud se pondrían en contacto con nosotros, pero que era muy raro que eso ocurriera.
Ninguna alusión al tema del idioma. Y por el momento ningún inspector nos ha llamado para preguntar o concertar una visita. Nada de nada. Así es que aquí vamos, por libre, haciendo lo que nos parece y estudiando parte en francés y parte en español.


1 de julio de 2017

Pedir perdón no es suficiente

Los días avanzan sin muchas novedades para compartir en el blog (aunque sí a nivel personal).
La falta de conexión a internet hace que dediquemos el tiempo a otro tipo de cosas.

Las salidas al parque por las tardes se han convertido en una rutina que le está dando a B mucha soltura con el idioma y con sus destrezas físicas, además de otros aprendizajes, aprendizajes de la vida.

El otro día tuvimos un "percance" en el parque: un niño llorando porque alguien le había pegado, una niña delatora que señalaba a B como culpable, varios niños que aseguraban que él no había sido y una madre nerviosa y enfadada que buscaba al causante de las lágrimas de su hijo.
B confesó que había sido él, pero aseguraba que fue sin querer, un accidente, no lo había hecho a propósito... Pidió perdón.
Pero la madre, ofendida, me dijo que eso no bastaba, que pedir perdón no era suficiente.
Supongo que esperaba que yo le diese algún azote a mi hijo y como no lo hice se marchó de allí deseándonos que a mi hijo le ocurriese algo malo.

A pesar de todo puedo ponerme en el lugar de esa madre y reconocer ese sentimiento que tenemos tantas veces las personas cuando alguien nos hace daño. Desear que el otro sufra y llore aunque su dolor no disminuya ni un poquito el nuestro.
Puede que lo veamos como una forma de buscar justicia y creamos que así nuestro disgusto será más llevadero.

Mientras redacto mentalmente esta entrada una fila de coches circula lentamente camino del cementerio, acompañando a un hombre a su próximo destino en el fondo de la tierra.
Creo que pensamos demasiado poco en la muerte, a la que todos llegaremos. Si pensásemos más en ella cambiaría nuestra perspectiva sobre muchas cosas.



16 de mayo de 2017

El juguete de moda


El hand spinner (o fidget spinner) es el juguete de moda aquí en Bélgica. Parece que en España también lo tienen muchos niños, ya me lo confirmaréis.
Lo sujetas por el centro y lo haces girar con la mano, alcanzando una gran velocidad. Después los niños comienzan a hacer sus trucos de equilibrio con él (o con varios al mismo tiempo).


B ya tiene el suyo.

Buscando truquitos en internet con el hand spinner, encontré información curiosa.
Parece ser que en los colegios de algún país han empezado a prohibirlos porque los niños no paran de darle al cacharrito en medio de las clases y algunos maestros los confiscan y los devuelven a final del curso. Sólo lo permiten si va acompañado de un justificante médico.
Y esto del justificante médico tiene sus razones.

Este juguete que se ha puesto de moda ahora no es nuevo, fue inventado hace unos veinte años para ayudar a niños con autismo y con TDAH y era recetado por los especialistas con ese propósito, ya que se supone que la destreza que se necesita para hacerlos girar y sus efectos visuales relajan a estos niños y les ayudan a concentrarse.

¿Qué os parece? ¿Os gusta?




11 de mayo de 2017

Los seis principios de Faraday


A la hora de trabajar, Faraday aplicaba siempre seis reglas:
1. Llevar siempre consigo un cuaderno para tomar notas en cualquier momento.
2. Mantener abundante correspondencia.
3. Tener colaboradores para intercambiar ideas.
4. Evitar controversias.
5. Verificar todo lo que se dice.
6. No generalizar precipitadamente.

(Fuente: Descubriendo las telecomunicaciones con Mobi y Fono, una aplicación de la Fundación Telefónica)



5 de mayo de 2017

Más tarjetas (descomposición de números y números romanos)


Las tarjetas siempre han sido un recurso que nos ha ido muy bien para trabajar diferentes temas. Se pueden usar como material manipulativo (estupendas para los niños que aprenden "tocando y haciendo"), son fáciles de hacer (e incluso hay muchas en internet listas para imprimir), son una buena alternativa a escribir (hay niños a los que no les gusta nada escribir) y además se pueden usar de muchas formas y combinarlas con otros materiales, lo que da lugar a actividades muy variadas que evitan la monotonía.

Hace algunos años comencé a hacer para B las tarjetas de números. Las primeras que hice fueron las unidades y decenas. Podéis ver aquí cómo las usábamos entonces (ya no tenemos tapones, qué recuerdos... quienes nos seguís desde el blog anterior sabéis que hacíamos muchas actividades con tapones) y en esta otra entrada todavía seguíamos con ellas.
Pasó el tiempo y preparé también las tarjetas de las centenas. Y aquí paré, pensé que B tenía ya dominado el tema de la composición y descomposición de números, pero el otro día pude ver que le costaba con cantidades mucho más altas. Así es que me puse con ello y añadí las unidades de millar y decenas de millar.

No son muy complicadas de hacer, sólo hay que tener en cuenta que los espacios coincidan cuando ponemos unas sobre otras para formar un número.
Las imprimo en blanco y luego las coloreo a mano (así ahorro un poco de tinta).
Cada grupo tiene nueve tarjetas (10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80 y 90, etc.) y tienen colores diferentes. Elegir un color u otro da lo mismo, pero si tenéis otros materiales para trabajar la numeración sí que es importante respetar el mismo código de colores para que los niños no se confundan.

Se pueden usar para muchas cosas, aunque mi objetivo principal es usarlas para la composición y descomposición de números. En ejercicios de este tipo:


Saber componer y descomponer números ayuda a la hora de hacer y entender ciertas operaciones y también facilita el cálculo mental.
Entonces, con el ejemplo del libro, formaríamos el número con las tarjetas correspondientes y podríamos descomponerlo con mucha facilidad (o la operación contraria, componerlo).



Animada como estaba preparando tarjetas, me puse también con los números romanos. Con estos lo hice muy, pero que muy simple: un folio azul para darle un poco de color y tarjetitas con las letras (varias de cada).
Las usamos junto con las de los otros números y así aprovechamos todo.


En esta entrada de Meninheira tenemos una propuesta de actividad que nosotros hemos hecho usando también las dos clases de tarjetas.
Ella tiene un imprimible de los números romanos que tiene muy buena pinta (este en concreto no lo conozco, pero sí tenemos otros de ella y nos encantan) y que ya he visto que lo han usado otras familias de algunos de los blogs que sigo.
Nosotros de momento estamos empezando así.


Y para completar el tema, deciros que se pueden encontrar diferentes juegos on line sobre números romanos y en este enlace de actividades relacionadas hay algunas para colorear, unir puntos o diseñar un reloj que creo que a B le pueden gustar.





18 de abril de 2017

Recuperar, ponerse al día


Uno de mis propósitos cuando llegamos aquí era que B volviese a coger el nivel de francés que tenía antes, ya que por diversas circunstancias no había podido seguir practicando en este idioma como a mí me hubiera gustado y perdió bastante.

Les pedí a todos que hablasen en francés con él aunque los primeros días no se enterase de mucho, al menos que lo hiciesen varios ratos cada día.
Pero él no estaba dispuesto.
Está acostumbrado a hablar en árabe con ellos y no quería hacerlo de otra manera.
Mi propuesta de ver la tele en francés también la rechazó, incluso el canal infantil donde ponían sus series preferidas (y eso que cuando estábamos en nuestra casa todos los días veíamos varios programas en francés).

En ese plan estábamos cuando hace pocos días le escuché hablando en francés con la gata.
Después se fue animando a hablar un poco con los niños y ahora ha comenzado también a decir algunas cosas a los adultos.

Confío en que se pondrá al día y recuperará el nivel que tenía antes. No sólo eso, confío en que avanzará mucho más, Insha Allah.



13 de abril de 2017

Palabras clave


En uno de los blogs que sigo me encontré con una idea que me pareció muy buena.
Como los niños a veces se confunden y no saben qué operación aritmética tienen que hacer para resolver situaciones concretas, pues se proponía elaborar una lámina (luego he visto más versiones en internet) con palabras clave que dieran pistas a los peques de lo que tenían que hacer.

Cada vez que en un problema aparecen palabras como unir, juntar, añadir, me dan, me regalan... entonces hay que sumar.
Si veo palabras como quitar, gastar, perder, regalar... entonces tengo que restar.
Si hay que repartir o hacer grupos de cantidades iguales, lo correcto es dividir.
Y si hay que sumar varias veces la misma cantidad, quiere decir que estamos multiplicando.

Al principio me pareció tan útil que enseguida pensé en hacer una de esas láminas de palabras clave para B.
Pero después lo pensé mejor.

Si ante una situación real o inventada un niño no sabe qué hacer para resolverla, entonces es que no ha entendido el concepto que hay bajo cada operación o la necesidad de hacer una cosa u otra.
Si mi hijo necesita una lista de palabras clave para saber si tiene que sumar o restar, entonces es que no está comprendiendo la situación que se le presenta.
Tendremos a niños que en vez de tratar de comprender, se pondrán a buscar palabras concretas en el enunciado. ¿Y qué pasa si la palabra que aparece en la pregunta no es ninguna de las que hemos puesto en nuestra lista?

Al final he decidido no hacerlo.
Me parece importante entender que multiplicar es sumar varias veces el mismo número y cosas así. Pero una lista de palabras clave para cada operación creo que puede volver todo demasiado mecánico y con poco espacio para razonar y descubrir por uno mismo.

¿Qué opináis? ¿Lo veis útil?



PDF