24 de junio de 2019

Cómo va con el inglés


Después de leer y comentar en el blog de Marvan sobre algo relacionado con los idiomas, me he dado cuenta de que hace tiempo que no comparto cómo va B con su inglés. Y ahora que estamos llegando al final de los objetivos planteados y cerca de las vacaciones de verano, es un buen momento de hacer balance.

Desde entonces sus avances con este idioma han sido en casa y tengo que decir que estamos más que satisfechos con sus progresos. Teniendo en cuenta que nosotros (sus padres) no dominamos el idioma y lo más que podemos hacer es proporcionarle los medios que están a nuestro alcance, todo lo demás es mérito de él.

Sus avances básicamente se deben a ver vídeos y series en inglés, de esto no tengo ninguna duda.
Es un niño que no tiene ningún problema en ponerse a mirar algo en inglés si el tema le interesa mucho, incluso si en un principio no entiende casi nada, eso no le echa para atrás. Y este ha sido el gran beneficio.

La mayoría de estos meses busqué para él series por capítulos que veíamos juntos cada día en ratos de unos 15 minutos, casi todas ellas las he ido compartiendo en el blog.
Pero últimamente se me acabaron las opciones de calidad y lo hemos sustituído por ratos de tele en inglés.
Lo que veo es que el vocabulario que va aprendiendo por libre es mayoritariamente inglés americano (¿alguien cree que es un problema? ¿es más adecuado inglés británico?...).

En paralelo a esto, usamos libros de texto (que hasta ahora nos están regalando, hay que aprovechar oportunidades...) porque incluyen audios, porque al menos los nuestros tienen a veces propuestas interesantes, porque me parece importante también saber leer y escribir además de hablar... y porque a mí me facilitan mucho la vida en esta materia que no domino tanto como otras.

A día de hoy no puedo decir que mi hijo domina el inglés, pero sí que va muy avanzado y sobretodo que es un niño capaz de mantener una conversación en inglés sin miedo y creo que esa seguridad es muy importante.


13 de junio de 2019

¿Conductores o aislantes?


Hoy hemos tenido uno de esos experimentos que tanto aprendizaje proporcionan porque permiten a los niños sacar conclusiones por sí mismos en vez de decirles de antemano lo que va a ocurrir.
Si habéis visto los experimentos de este estilo que llevamos haciendo las últimas semanas, veréis que son cosas muy sencillas y que su valor está en observar y anotar lo que vamos encontrando.

Esta vez se trataba de comprobar si ciertos materiales son conductores de la electricidad o aislantes.
Se puede incluso hacer el experimento sin explicar primero estos conceptos.

Lo primero que hizo B fue montar un circuíto con su Electrokit; con pilas, bombilla e interruptor.
Después quitó uno de los elementos encajables para dejar el circuíto abierto.
Y a partir de ahí se trataba de probar con ciertos objetos propuestos en las instrucciones que seguía: un clavo, madera, plástico, papel de aluminio...
B iba colocando el objeto de tal forma que uniese los dos puntos no conectados del circuíto y anotaba en la tabla si se encendía o no la bombilla.


Luego, observando los resultados de su tabla, ha razonado, ha deducido y ha sacado conclusiones.
Es una forma estupenda de aprender.


12 de junio de 2019

Construir maquetas


A mi hijo no le gustan las manualidades.
Así, de manera general, no le entusiasma para nada cuando en alguna de sus actividades le pongo algo de este tipo para hacer.
Esas propuestas que veo en otros espacios de estudiar un tema de historia y hacer una manualidad relacionada, estudiar un tema de ciencia y hacer una manualidad relacionada, aprender la geografía de un país y hacer una manualidad relacionada... no tienen demasiado éxito en mi casa.
Lo cierto es que B lo hace si forma parte de sus tareas programadas, pero muchas veces son cosas que se van acumulando aquí y allá, van dando vueltas por los sitios y terminan olvidadas o en la papelera.

Sin embargo, sí me parece importante el proceso de crear (ya sea libre o dirigido) y construir.

Las maquetas para montar son una buena alternativa y las hay de muchos tipos: piezas de construcción, puzzles, figuras de papel para recortar y pegar...
También los temas son muy variados y es fácil encontrar alguno que sea del agrado de cada niño.

Las cosas importantes que veo que mi hijo trabaja:
- Paciencia y concentración.
- Destreza manual.
- Perseverancia y tolerancia a la frustración. Cuando algo no sale o se rompe, se intenta otra vez.
- Trabajo en equipo porque muchas veces participamos los demás si él lo necesita.
- Interpretar instrucciones que muchas veces son sin palabras, sólo esquemas y dibujos.
- Aprender a seguir una secuencia de pasos y un orden determinado.

Cuanto más esfuerzo cuesta, mayor es la satisfacción al conseguirlo.



11 de junio de 2019

Charlie y la fábrica de chocolate


El entusiasmo por los libros de Bat Pat se fue tan rápido como vino. El segundo libro, incluso, se quedó a medias (B nunca tiene que leer un libro a la fuerza, si alguno no le gusta pásamos a otro).

Volvimos a Roald Dahl, un autor con el que siempre hemos acertado hasta ahora. Sus historias fuera de lo habitual, con toques alocados y estrambóticos a veces, divierten mucho a B.
Esta vez le tocó a Charlie y la fábrica de chocolate, creo que su libro más conocido.
B no ha visto la película, aunque ya sabía de qué iba la historia, pero tuvo el mismo éxito que si le hubiera pillado de nuevas.
Ha leído con gusto y se ha metido de lleno en la aventura.

Hay varias ediciones de este libro. Nosotros hemos optado por la versión gratuita que se puede descargar desde internet y la lectura ha sido en pantalla.
Para el próximo volveremos al papel.


29 de mayo de 2019

Tras los pasos de Erik el Rojo


Dentro de nuestro rato semanal para conocer países, hemos hecho la última parada en Escandinavia y ha sido muy buena ocasión para tocar algo de historia que tuviera relación. Así es que nos hemos adentrado en el mundo de los vikingos y hemos estado leyendo más concretamente sobre Erik el Rojo y su familia.

Con varios mapas delante para seguir las rutas de estos grandes navegantes, hemos completado con un capítulo del libro Exploraciones y Descubrimientos (editorial Parramón) y la unidad didáctica Grandes Viajeros (que se puede descargar aquí).

B ha disfrutado leyendo, como si fuera un libro de aventuras, y queda demostrado que para él esta es la forma más amena de aprender historia.
Cualquier ocasión o circunstancia que nos llame la atención se puede ligar muy fácilmente a algún acontecimiento histórico. Por poco que nos pongamos a investigar sobre algo, todo es historia.

Y no sólo eso, también salen cuestiones que podrían llamarse "de otras asignaturas", pero es que al final todo está relacionado y muchas veces es artificial separar el aprendizaje por materias.
Leyendo información sobre los drakkar (los barcos vikingos) hemos visto que medían 35 metros de eslora.
¿Cuántos centímetros son 35 metros?
Si una baldosa del suelo de mi casa mide 45 cm ¿cuántas baldosas ocuparía un drakkar? Pues vamos a contarlas, a ver hasta dónde llegamos... pero se acabó nuestra casa y no habíamos terminado... así podemos imaginar lo grandes que eran.

También nos ha llamado la atención la hija de Erik el Rojo. Siempre nos imaginamos a los hombres como los grandes viajeros y guerreros y resulta que esta mujer fue también una valerosa navegante que no tuvo ningún reparo en mandar matar a los comerciantes que habían ocupado el pueblo fundado por su hermano y después robar sus barcos. No es que nos parezca bien esta hazaña, pero sin duda rompe con la imagen que tenemos en la cabeza.

¿Más cosas relacionadas? Conocer Groenlandia, conocer Islandia, las partes de un barco, las rutas comerciales, los productos que compraban y vendían...
Y también confirmar que Cristóbal Colón no fue el primero en llegar a América, como ya sabíamos. Leiv (o Leif), el hijo mayor de Erik el Rojo, ya estuvo por allí muchos años antes.

Ahora sería interesante empezar a registrar lo que vamos aprendiendo en algún tipo de línea del tiempo.
Poca cosa, un apunte resumido en una frase.
Podrían ser tarjetas enganchadas en una cuerda en la pared, de tal forma que vamos añadiendo en el orden que corresponda porque no siempre aprendemos sobre historia de manera cronológica. Pero no me termina de convenecer el tener tantas cosas por medio.
También he visto este otro método en plan cuaderno de siglos que quedaría recogido.
El primero es más visual, el segundo es más práctico. Lo pensaremos.


21 de mayo de 2019

Le labo des plantes

La última revista de Pandacraft nos propone una experiencia de observación a partir de unas semillas de habas para germinar.
Así nos llegó el material, todo incluído:


B montó cada parte y se puso manos a la obra con su experimento, que consiste en variar las condiciones en que van a brotar las semillas, hacer anotaciones y comparaciones entre ellas.
Durante las próximas semanas observará cada día e irá sacando conclusiones

Soporte y utensilios




En cada recipiente hay dos semillas. Las condiciones: tierra y oscuridad, tierra y luz, algodones y luz.
¿Cuál veremos brotar primero?


16 de mayo de 2019

Experimentamos con el teléfono de yogures


Hoy hemos tenido jueves de experimentos.

Creo que en casi todas las casas se ha hecho alguna vez el teléfono con vasos de yogur.
Nosotros hemos hecho varios hoy.
Se trataba de comparar diferentes variables y anotar las observaciones.

Como siempre, lo bueno es que no sabemos qué es lo que se espera que ocurra y así las experiencias y anotaciones son reales.

Las variables que B ha tenido en cuenta para comprobar cuándo se propaga mejor el sonido son:
- Cordón estirado / Cordón flojo
- Cordón largo / Cordón corto
- Cordón grueso / Cordón fino
- Cordón seco / Cordón mojado

Ha sido muy interesante. Si os animáis a hacerlo, pasad para contarnos.

 

PDF