19 de abril de 2018

¿Fracciones equivalentes? Así lo hace

De todo el material de fracciones que enseñé en esta estrada, lo que más estamos usando son las tarjetitas de colores de fracciones equivalentes porque tienen montones de usos y sirven para aprender y comprobar diferentes cosas.

Hoy ha comenzado a ver y a entender qué significa fracciones equivalentes.
Partiendo de la hoja de círculos, yo le he marcado con rotulador una porción (1/3) y le he pedido que encuentre porciones equivalentes en otros círculos y que después compruebe con las tarjetas si son iguales.
Este fue el primer resultado:


Con la vista le habían parecido iguales todas las fracciones que marcó, pero con las tarjetas pudo comprobar él solo que había una más grande y otra más pequeña. Es decir, esas dos no era equivalentes.

En ese momento yo no le había explicado nada sobre sobre cómo pasar de una fracción a otra equivalente. Me parece mucho más importante dejarles pensar y sacar sus propias conclusiones.
Lo único que le había dicho es que en las fracciones equivalentes encontramos números diferentes, pero su significado es el mismo porque representan la misma cantidad o espacio físico. Por eso él se guió por la vista para encontrar porciones del mismo tamaño de lo que yo había marcado.

Según sus comprobaciones, corrigió los errores y escribió con número las fracciones correctas (en la siguiente foto todavía no había encontrado una de ellas, 2/6).


Ya con los números sobre el papel, le pedí que los mirase bien para ver si encontraba alguna relación entre ellos que le llevase a averiguar cómo calcular fracciones equivalentes y después de un momento se dio cuenta de que había que multiplicar el numerador y el denominador por el mismo número.

Después de esto estuvimos practicando más y sin darnos cuenta ni haberlo planeado resulta que trabajamos también los conceptos de múltiplo y divisor (aunque sin llamarlos de esta manera).
¡Aprender matemáticas comprendiéndolas!


17 de abril de 2018

Respetar sus decisiones, aunque me cueste


B ha decidido que ya sabe francés y que no necesita aprender más.

Hace días que se le notaba sin ganas. Tiene a su disposición bastante variedad de cadenas en francés con programación buena para él y muchas películas, pero casi ha dejado de interesarle.
Dos días a la semana tenía actividades de vocabulario, gramática, lectura... Poco tiempo, justo antes de sus ratos de pantalla en ese idioma. Al principio lo hacía con ganas, pero comenzó a perder el interés e incluso ver vídeos se convirtió en algo que había que insistirle bastante. Porque si el problema fuese sólo las actividades más de libro, pues se arregla fácilmente prescindiendo de ellas y quedándonos sólo con la pantalla, pero es todo.

Hablando con él sobre esto, me dijo muy seguro que él ya no quiere seguir aprendiendo francés porque ya lo sabe.

De nada sirve que yo sepa que él no domina ese idioma y que, aunque sabe bastante, aún le queda por aprender.
Sé también que ya no vivimos en un entorno francófono como otras veces y que eso hará que salga perjudicado. Me da mucha pena cuando se pierde algo que ya se aprendió.
Pero obligarle no tiene mucho sentido, más cuando él ya va con otros idiomas, porque sí que quiere seguir con el inglés.

¿Por qué me cuesta aceptarlo?
Porque él tiene una habilidad especial para los idiomas y sé que podría aprender varios con los años si se pone a ello, y tal como está el mundo ahora, saber varios idiomas me parece muy importante.
Yo, por ejemplo, no tengo esa habilidad y tengo que esforzarme mucho más que él. Por eso me parece que está desaprovechando oportunidades, pero al mismo tiempo confío en que ya tiene la base y podrá retomarlo más adelante si alguna vez quiere o lo necesita.

No voy a retirar su material. Libros, cuentos, vídeos, tele en francés, películas... todo va a seguir disponible para él (además del libro Découvre notre monde que seguimos en ciencias) por si lo quiere de manera libre, pero hoy por hoy se acabaron las propuestas y actividades dirigidas para aprender francés.

Así estamos.



15 de abril de 2018

Libros gratis en inglés


Ya he contado otras veces en el blog que de vez en cuando pido publicaciones en una página de la Unión Europea, bueno, busco en dos webs diferentes, pero una conduce a la otra.
En esta ocasión he pedido dos libros que sólo están disponibles en inglés y me ha parecido muy interesante que haya libros sólo en un idioma (la mayoría están disponibles en varias lenguas) porque así nos obligamos a leer en ese idioma. Si hay palabras que no se entienden es fácil ayudarse de diccionarios o traductores y merece la pena hacer el esfuerzo y coger el hábito.

Uno de los libros quizá tenga un nivel un poco alto para B, veremos. Pero lo vamos a intentar y a incorporarlo también a los ratos dedicados a los idiomas.


Esta es la página desde la que he hecho el pedido, ahí están los títulos disponibles ahora. Los que tienen un carrito de la compra abajo en el que pone "pedir un ejemplar" son los que se pueden pedir en papel, el resto son para descargar en internet. Al lado del carrito pone si es gratis o qué precio tiene (estos que enseño han sido gratis, sin gastos de envío siquiera) y clickando en cada libro se puede ver en qué idiomas está disponible.

Did you know? es un librito de explicaciones y noticias breves sobre cuestiones variadas de ciencia y tecnología.
The mystery of the golden stars cuenta la historia de varios chicos que tienen que resolver un misterio haciendo un recorrido por Bruselas.





14 de abril de 2018

Iggy the incredible inventor


Con esta serie, que terminamos el otro día, hemos subido al nivel 5 en los vídeos en inglés de Little Fox.
Es una satisfacción ver cómo vamos entendiendo casi todo, las imágenes y el texto ayudan mucho, vemos estos vídeos subtitulados en inglés (nada de traducciones) y así practicamos también lectura.
Como siempre, ponemos varios episodios juntos cada día, unos 15 minutos más o menos.

Iggy the incredible inventor trata sobre un niño que sueña con ser inventor y las ingeniosas ideas que se le ocurren. Sus inventos no siempre salen tan bien como él había imaginado, pero no se da por vencido y sigue pensando y pensando... en crear cosas que puedan ayudar a otros a solucionar sus pequeños problemas. Aunque hay veces que sus ideas son realmente estupendas.


13 de abril de 2018

Los viajes de Ibn Battuta: llegamos a las islas Maldivas


Seguimos de viaje con Ibn Battuta.
En esta ocasión hemos llegado hasta el norte de Rusia, hemos navegado por el Mar Caspio, hemos contemplado con tristeza la destrucción del Mar Aral (esto ha dado para una charla sobre la acción de las personas sobre la naturaleza y la importancia de cuidar nuestro planeta), hemos visto que Ibn Battuta también recorrió parte de la ruta de la seda (no fue sólo Marco Polo) y hemos finalizado esta nueva etapa del viaje en las islas Maldivas.
Hemos visto:


12 de abril de 2018

Recordatorios y aplicaciones para redactar noticias


En la parte de escritura hemos entrado en la redacción de noticias informativas poco tiempo después de que empezara el gran interés de B por las noticias televisadas.
Las tarjetas de la foto las hice sobre la marcha y son muy útiles para no olvidar nada y que la noticia quede explicada completamente, con todos los datos. Al mismo tiempo, B se está dando cuenta de la importancia que tiene expresarse correctamente para que los demás entiendan bien lo que él quiere contar.

Con periódicos reales se pueden sacar muchas actividades para este tema, pero nosotros hemos recurrido a aplicaciones en el ordenador para generar noticias imitando el periódico. A mi hijo le motiva mucho más así.
Con sus tarjetas-recordatorio al lado, va practicando. A veces yo le doy un titular y él imagina y redacta su noticia. Otras veces yo le doy la noticia y él tiene que sacar un titular. Y hay más opciones: yo le doy la foto y él inventa lo demás o él tiene que hacerlo todo y yo no intervengo para nada.
Así va centrándose en cada una de las partes de la noticia y entendiendo su función.
Las aplicaciones que estamos usando en el ordenador son:


10 de abril de 2018

Un especiero como expositor de libros


Todavía no está colgado, pero quiero enseñarlo por si le da ideas a alguien.
Se trata de un especiero de madera que vamos a poner en una pared de la habitación de B como expositor de libros.
Es una opción económica y es una manera de darle otros usos a las cosas. De ponerle imaginación para encontar soluciones diferentes e incluso aprovechar cosas que a lo mejor ya teníamos en casa (nosotros lo hemos comprado a propósito).
No es para guardar todos los libros porque para eso ya tenemos baldas y estanterías, sino para tener a la vista determinados libros que interesan porque son lecturas del momento o propuestas interesantes. Lo ideal es ir cambiándolos cada cierto tiempo para darle protagonismo a libros que de otra forma pueden quedar olvidados en los estantes, entre todos los demás (por ejemplo, tenemos bastantes libros finos, sin canto, que son poco visibles en las baldas).



PDF