NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

15 de mayo de 2016

Un Ramadan muy poco programado

Fuente

Queda menos de un mes para que comience Ramadan, Insha Allah.
Este año lo planteo de una forma muy diferente en relación a las actividades propuestas para mi hijo.
Tengo que reconocer que el año pasado hubo días en que él o yo no teníamos ganas de hacer lo planeado. Es un mes diferente, con otro ritmo, más pausado y también con momentos de más cansancio.
Y decidí que este año íbamos a hacerlo más fácil, más natural, más espontáneo.

La finalidad del mes de Ramadan no es académica, sino espiritual. Esa es la idea que quiero transmitirle a mi hijo en esta ocasión.
Tendremos un calendario de cuenta atrás como el año pasado porque es algo que le gustó mucho y también diseñará su felicitación para el Aid al Fitr (la fiesta de final de Ramadan), pero poco más en el sentido de actividades programadas.
Estas dos cosas las voy a imprimir de esta página, donde hay muchos diseños y motivos diferentes.

¿Qué es lo que hará mi hijo en el mes de Ramadan?
Pues, excepto el ayuno, básicamente lo mismo que yo.
Si yo no relleno fichas por Ramadan, él tampoco (a no ser que pida hacer algo concreto).
Leeremos el Corán (él puede elegir entre leerlo o escucharlo), hablaremos de lo especial que tiene este mes y por qué es tan importante para nosotros, qué paso en él... Retomará su lectura sobre la vida de los profetas.
Rezaremos, meditaremos, reflexionaremos sobre tantas cosas importantes y trascendentales, más allá de las cosas de este mundo.
Intentaremos hacer buenas obras y nos esforzaremos por ser mejores personas. Todo esto lo haremos juntos porque son cosas que quiero compartir con él.

Participará junto a mí en los preparativos de cada tarde para el iftar (romper el ayuno) y compartirá momentos importantes con su familia, Insha Allah.


6 comentarios:

  1. Me encanta, Maribel, ver cómo vuestra religión es un motivo más de unión y compartir entre vosotros. Que el ayuno te sea leve, aunque en verano es más duro porque los días son más largos, y lo de no beber ni una gota de agua con tanto calor, pfff, no sé cómo lo hacéis.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el calor hay momentos que se hace un poco duro no beber, por eso bajamos el ritmo de nuestras actividades (quien pueda).
      La cuestión es estar bien alimentados en las horas que no ayunamos.
      Lo hacemos porque lo sentimos muy en nuestro interior, es un mes muy especial, difícil de explicar con palabras a otras personas.
      Besos

      Eliminar
  2. Este año quiero hablarles a mis hijos del Ramadan, del Corán y de los profetas. En su clase hay compañeros musulmanes y me gustaría acercarles a otras culturas y religiones. Buscaré alguna actividad para hacer con ellos.Me gusta mucho el sentido que quieres darle este año a la celebración.
    Un abrazo Maribel.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué bonito detalle Mayte.
      En estos momentos de tantos enfrentamientos es una alegría encontrar personas que quieran conocer desde el verdadero interés y el respeto.
      Si necesitas preguntar algo, aquí me tienes.
      Besos

      Eliminar
  3. Espero que lo disfrutéis y viváis como deseas. Saludicos.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!