NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

19 de octubre de 2016

¿Lo ves o no lo ves?

¿Podéis distinguir estos objetos?


¿Y ahora?


La idea para esta actividad la he sacado de aquí.

Estos días estamos aprendiendo sobre los sentidos y, entre otras cosas, le estoy proponiendo a B experimentos relacionados con cada uno de ellos.
Para este, necesitamos solamente varios objetos de diferentes colores.

Le enseñé el cuenco con los objetos y a continuación dejé a oscuras la habitación en la que estábamos. No hay que dejarla completamente oscura (la segunda foto es una pequeña broma), sino lo suficiente para dejar de ver las cosas, pero que no sea una oscuridad total.

Entonces nos sentamos en la cama y le pregunté por qué pensaba él que cuando no hay luz no vemos. No es ninguna tontería preguntar esto, es esencial saberlo y además me gusta escuchar los razonamientos de los niños.
Después seguimos hablando sobre lo que había aprendido acerca de la visión los días anteriores.
La intención de esta charla no sólo era repasar conocimientos, sino también dejar pasar el tiempo para ver qué iba pasando con los objetos del cuenco.

Después de algunos minutos, le pregunté si ahora podía ver algo. Y resulta que las cosas de color blanco ya se podían distinguir un poco.

Varios minutos más tarde ya distinguía todos los objetos, aunque sólo podía decir con seguridad los colores más claros.

Es un proceso muy interesante: ver los cambios en la visión según pasa el tiempo, cómo el ojo va adaptándose a la oscuridad, por qué podemos distinguir unos colores y otros no...
Según cada niño, las explicaciones pueden ser más o menos complicadas. Lo importante es observar y también preguntarles lo que ellos creen que está ocurriendo.



4 comentarios:

  1. ¡Vaya! ¡Qué interesante! Jamás leí sobre eso ni hice ningún experimento similar. Voy a probarlo con los niños.
    Un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pareció de lo más interesante.
      Hay cosas sobre las que no nos paramos a pensar aunque las vivimos con frecuencia.
      Besos.

      Eliminar
  2. Bueno , a mí me encantan los juegos sensoriales pues están llenos de aprendizajes y también implican conocimientos . Como a tí también me encanta escuchar los razonamientos de los niños, siempre me sorprenden . Yo uso mucho el antifaz y me llama la atención en un juego que hago siempre de taparle los ojos y que tienen que hacer parejas de cosas(también con los niños de los talleres de ciencia), que al taparle los ojos comienzan a tocar inseguros las cosas pero no se les ocurre ni probar ni oler, es como si desdeñaran estos sentidos. Al rato de no identificar las cosas entonces preguntan si se pueden oler o probar, a lo que les respondo siempre:¡Yo no he dicho que no puedan usar otros sentidos!. Puedes verlo en el enlace que te dejo.

    http://serendipeandoagusto.blogspot.com.es/2014/05/jugamos-con-nuestra-caja-sensorial.html

    ResponderEliminar
  3. Hay sentidos a los que damos menos valor que a otros y por eso no se nos ocurre usarlos en esas situaciones que cuentas.
    Podríamos pensar cómo viviríamos sin olfato o sin gusto.
    Vuestra cja es completísima. Tengo pendiente hacer una actividad de adivinar los objetos sin ver, pero tocando con los pies o los codos en vez de los dedos. También daría para reflexionar mucho.

    ResponderEliminar

¡Gracias por tu comentario!