NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

31 de diciembre de 2015

Escritura en árabe

Solemos empezar las mañanas viendo algún documental (o programa similar) mientras desayunamos.
Después, la mesa recogida y ya preparados, la primera actividad programada del día es escritura. B practica la escritura en árabe dos veces por semana, aunque voluntariamente siempre que quiere, tiene un cuaderno de hojas blancas en el que dibuja y escribe siempre que le apetece (que últimamente es con mucha frecuencia).

Encargué unos libros de escritura que luego me parecieron muy básicos para su edad. Pero como apenas había escrito en árabe en el verano, pensé que le irían bien para practicar y resuperar el hábito.


Ya ha terminado los dos y ahora sí le hemos comprado el libro que le corresponde por edad/curso. Mucho más completo y más adecuado a su nivel.




Nos ha costado cinco veces menos de lo que nos costó en España, por ejemplo, el librito de ejercicios de inglés (que es bastante más pequeño).
Aquí los precios de los libros de texto en árabe están protegidos y fijados para que valgan igual en todas partes y además muy asequibles.

6 comentarios:

  1. Querida Maribel,

    Pensaba que la escritura era la más complicada, pero al ver el árabe, pues ya no sé...

    Feliz año nuevo y que sigáis disfrutando con vuestros estudios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supongo que cada alfabeto tiene sus dificultades para quienes venimos de otro.
      Para mi hijo, por ejemplo, es de lo más fácil...
      El árabe se lee y se escribe de derecha a izquierda. No hay mayúsculas y minúsculas, pero las letras se escriben diferente según estén al inicio, en medio o al final de la palabra. Las vocales cortas no tienen letra, sino que se representan con unos signos gráficos que van encima o debajo de las consonantes.
      Bueno, todo un mundo, jeje. El chino también debe tener lo suyo y veo en vuestro blog que ya estáis muy sueltos en esa escritura.
      Deseo para vosotros también un estupendo año.
      Besos

      Eliminar
    2. Muy sueltos, muy sueltos... no sé ;-)

      Cuando tenía unos 13/14 años, la profesora de francés de mi clase le pidió a una chica árabe que nos diera una "lección" sobre la escritura. Era una alumna buena y muy tranquila, se sonrojó pero aceptó. Unos días después nos enseñó en la pizarra cómo se escribían algunas palabras, a todos nos pareció precioso aunque muy complicado.

      Recuerdo este momento con mucho cariño y ahora que soy madre/educadora, me pareció muy inteligente de parte de nuestra profesora permitirnos entrever parte de la cultura árabe.

      Sé que esta chica estudiaba árabe los fines de semana con sus padres, que era mucho trabajo, pero mira que seguramente les dará las gracias ahora. Es importante mantener nuestra herencia, por muy difícil que sea.

      Besos

      Eliminar
    3. Cuano vivía en Bélgica, recuerdo a una mujer española que se lamentaba porque sus nietos no hablaban español, los padres habían querido que aprendiesen sólo francés.
      Desde que nació mi hijo hemos vivido en tres países, pero yo siempre he hablado en español con él. El curso pasado, en el colegio, estudiba en árabe y en francés, pero en casa tenía ratos de lectura y escritura en castellano.
      Me parece fundamental que los niños no pierdan el idioma de origen de su familia.
      Si algún día volvemos a España, o a otro país, seguirá con el árabe porque es el idioma de su padre. Y es importante no sólo hablarlo, también leerlo y escribirlo.

      Eliminar
  2. A mí también me parece importante que los niños no pierdan el vínculo con sus orígenes. Donde yo vivo los niños árabes van lo sábados por la mañana a aprender a leer y a escribir en árabe y también conozco a algún niño chino que se desplaza a la ciudad para recibir clases de su lengua. Yo también lo haría si tuviera esa circunstancia. Además es una oportunidad añadida que tienen para conocer otro idioma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay cosas que si no se aprenden desde pequeños luego de mayores cuestan muchísimo.
      Y no es cierto que los niños se hagan un lío si manejan varios idiomas. Saben perfectamente cuándo y con quién tienen que hablar uno u otro.
      El idioma de origen es una forma de no perder el contacto. Es muy importante tener siempre presente de dónde venimos.
      En nuestro caso, esto lo aprende en casa. Pero si fuera necesario yo también buscaría algún lugar donde pudieran enseñarle.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!