NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

10 de julio de 2015

Nombres comunes y nombres propios


¿Os acordáis del libro ¡Vamos a explorar Europa!?
Pues ya le hemos dado su primer uso, pero no ha sido para una actividad de geografía, sino de gramática.
Si vais a hacer con vuestros niños/as tareas como la que cuento hoy, os aconsejo elegir un tema que les guste especialmente para que la motivación sea mayor. Ya sabéis el gusto de mi hijo por la geografía, así es que el libro nos vino genial para esto.

Ya habíamos empezado con el tema del sustantivo (podéis verlo aquí). 
Hasta ahora teníamos muy pocos propios, sólo los nombres de los personajes de sus cuentos. Para que el niño no piense que los nombres propios son sólo los de las personas o de los personajes, pensé que era hora de profundizar un poco más.

Para la actividad que os cuento hoy preparé dos grupos de tarjetas. En el primer grupo:
África, Francia, Mediterráneo, Atlántico, Elbrus, Lemán y Danubio.
Y en el otro:
continente, país, mar, océano, montaña, lago y río.
Quiero aclarar que no pretendo que memorice ningún dato. Los objetivos de esta actividad son: aprender a buscar información sencilla dentro de un párrafo y diferenciar entre sustantivos propios y comunes (también aprender la relación que hay entre ellos).

Coloqué sobre la mesa los dos grupos de tarjetas y antes de comenzar recordamos que los nombres comunes se refieren a las cosas en general y los propios son los nombres de cosas en concreto. Esto hay que explicarlo con ejemplos para que lo entiendan bien. Hay muchos países, por eso "país" es un nombre común, pero cada uno de ellos se llama de una forma y el nombre que tiene cada uno es un nombre propio; lo mismo ocurre con las personas, las ciudades, los ríos, las calles, etc.

A continuación empezamos con la actividad, que consiste en emparejar cada tarjeta de un grupo con la que le corresponde en el otro grupo.
Lo primero que hizo fue seleccionar los nombres propios que ya conocía, así hizo las primeras dos parejas. El resto de los nombres no los conocía, o alguno le sonaba pero no estaba seguro.

Pasamos entonces a buscar en el libro. Para cada tarjeta que él cogía, yo le decía en qué párrafo tenía que buscar porque de momento lo que quiero es que sea capaz de sacar información en unas cuantas líneas, pero no en una página completa.
Por ejemplo, la frase dice: "Uno de los ríos más largos de Europa es el Danubio..." entonces nos preguntamos "¿Qué es Danubio? Es un río".
Así hizo las parejas que faltaban.

Para completar, le pedí que cogiese las tarjetas "país" y "continente" y pensase en dos nombres propios más para cada uno de ellos. De esta forma comprobé que realmente había entendido los conceptos.
Por último, como otras veces, clasificó los sustantivos comunes en nuestra tabla de los artículos.

La actividad no duró más de 15 minutos, que es más o menos el tiempo que procuro que dure cada una de sus tareas (entre 15 y 20 minutos es suficiente para él, pero esto depende de cada niño y cómo focaliza su atención).

2 comentarios:

  1. ¡Qué bien hacer las tareas así! Temas que le gusten y a la vez es interesantísimo.
    Cuando niña jugaba de esta manera y ahora lo hago con los niños : Cogemos el abecedario ,y yo digo : ¡País con A! ,cada uno dice el suyo, y así vamos por todas las letras del abecedario, y siempre con el mapa delante en la pared. También lo hacemos con capitales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recuerdo un juego parecido: cada uno tenía su hoja de papel con categorías escritas (países, comidas, animales...), luego se elegía una letra y, en un tiempo limtado, había que encontrar para cada grupo una palabra que comenzase por esa letra. Después se calculaban los puntos de cada uno, 0 si no habías puesto nada, 5 si coincidías con otra persona en el mismo nombre y 10 si habías puesto una palabra que no había puesto nadie más. ¿Tú también has jugado así? ¡Qué recuerdos, jeje!

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!