NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

7 de junio de 2016

La importancia de inculcar buenas conductas


Esta es una parte de nuestro calendario de cuenta atrás para Ramadan. Lo que mi hijo va a ir haciendo es poner una pegatina sobre cada día que pase.
Pero además, en cada día se sugiere un buen acto para realizar. En este caso, él está libre de hacer o no lo que le proponen justo en ese día concreto. Lo que sí haremos es leerlo juntos y hablar de la importancia que tiene cada una de estas pequeñas acciones, que realmente cuestan muy poco esfuerzo hacer y tienen un valor muy grande.

No es que haya que sonreir a alguien porque "toca" según el calendario. Las sonrisas tienen que ser sinceras y espontáneas para no caer en la hipocresía. Pero sí creo que es fundamental llamar la atención de los niños sobre ello y hacerles pensar en todas las bondades que encierra cada acto y el trabajo personal para hacerlos formar parte de nuestra vida cotidiana.

Muchas veces he leído que basta con el ejemplo de los padres para conseguir niños con empatía y buen comportamiento hacia los demás.
Yo no lo creo así.
El ejemplo es fundamental, claro, pero solo no basta.
Hay niños con excelentes ejemplos de referencia que se comportan fatal en determinadas situaciones, quizá dejándose llevar por el grupo de niños en el que están, o a veces ellos solos. Esto indica que hace falta más que el ejemplo de los adultos.
Trabajar cada día para que ciertos actos se conviertan en habituales y para que los niños entiendan el beneficio que tiene para uno mismo y para los demás poner especial cuidado en estos detalles, es una responsabilidad nuestra. Porque hay cosas que si no se mencionan se pueden fácilmente pasar por alto, sobretodo si son cosas tan sencillas como adquirir el hábito de sonreir a las otras personas, ser amables, saludar, ayudar...
A todas se nos vendrán a la cabeza grandes acciones de ayuda a los demás: donar dinero, colaborar con asociaciones, irse a trabajar a otros lugares... Pero hay montones de actos que se pueden hacer cada día con muy poco esfuerzo y que debemos transmitir a los niños sin esperar y sin confiar que seguramente los aprenderán solos si les damos ejemplo, respeto y mucho amor.
Porque es posible que con eso sólo no baste y es una parte más de la educación y formación que les damos.

¿Estás de acuerdo?
Si es así, puedes contarme en los comentarios cómo inculcas en tus niños las buenas conductas hacia ellos mismos y hacia los demás.




13 comentarios:

  1. Assalamualaikum wa rahmatullahi wa barkatuhu. Muy de acuerdo contigo, hay que trabajar los valores que queremos que tengan nuestros hijos además de nuestro ejemplo. Está muy bien el incluirlos en un calendario, como bien dices, no para que lo hagan ese día en concreto, pero les ayuda a visualizar. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ua aleikum assalam.
      Yo a veces veo cosas en mi hijo que no me agradan y que no vienen del ejemplo que recibe en casa. Por ello he visto muy clara la necesidad de trabajar mucho los comportamientos.
      Es un gran responsabilidad.
      Besos

      Eliminar
  2. Y tanto que estoy de acuerdo con ello jejeje.
    Yo también creo que con el ejemplo solo no basta. Incluso añadiría que hay niños que son buenos sin este ejemplo. ¿porqué? No lo sé tampoco. Quizás alguna característica nata....¿? No sé, pero casos hay.
    El ejemplo solo no basta. Ni en enseñar a ser bueno, ni en nada diría. Quizás sería demasiado fácil si solo el ejemplo bastaría jejeje.
    También me gusta el énfasis que le has dado a que no hace falta que lo haga este día, pero que solo es para hablar de ello, para llamarle la atención. Sino, como dices se podría caer en la hipocresía: hoy ya he reído a alguien así que ya he cumplido jajaja.
    Nosotros alguna vez hicimos algo parecido en el Adviento. Que supongo que se podría comparar con esta cuenta atrás hacía el Ramadán. Es curioso realmente el darse cuenta cuántas cosas comunes tienen las diferentes religiones.
    http://orca-alce.blogspot.com.es/2010/12/calendario-de-adviento-en-libro-pluma.html
    En su día les hice apuntar algo que ya habían hecho. Pero me gusta más tú enfoque para no caer en este error de "ya he cumplido". Quizás hubiera sido mejor apuntar cada día al principio alguna cosa que posiblemente podían hacer bien durante el día, alguna reflexión tal como dices....
    Total, que madre perfecta no he sido jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perfectas no somos ninguna, jeje.
      Tienes razón, Marvan, que hay niños nobles por naturaleza. Es verdad que hay personas especialemnte buenas incluso sin haber recibido ningún ejemplo, supongo que es una cualidad, un don.
      Este calendario de cuenta atrás es un "invento" un poco nuevo, la verdad es que no forma parte de la tradición de Ramadan, pero a los niños les hace ilusión ir viendo los días que quedan hasta la fiesta del final.
      ¿Sabes qué pasa? Los niños musulmanes que viven en países occidentales ven montones de fiestas que nosotros no seguimos (navidad, halloween...) y que son muy llamativas para ellos, por eso tenemos que hacer un esfuerzo especial para presentarles nuestras fiestas también de una forma muy atractiva, que no echen de menos nada que los otros niños tienen y ellos no.
      Bueno, que me voy del tema, jeje.
      He pasado por tu enlace y lo bonito de vuestro calendario es que son cosas que han salido de vosotros.
      Yo este año no me compliqué mucho la vida e imprimí una página ya diseñada, pero para otro año estaría bien hacerlo nosotros y decidir qué cosas estaría bien incluir. Así no parece algo tan impuesto desde fuera.

      Eliminar
    2. Lo que dices de las fiestas llamativas es muy cierto desgraciadamente. Aunque no es por la religión, sino por la comercialización de estas fiestas "ya supuestamente" religiosas. La Navidad aquí hay muchos que ya no saben ni de donde viene (piensan que es por Papa Noel y a saber qué) y el Halloween aún menos.
      Quizás tenéis aún suerte vosotros porque a veces justamente en la sencillez y la humildad está la verdadera celebración de lo que es realmente la fiesta.

      Eliminar
  3. Ainsss las conductas, me llevan de cabeza, en casa damos un ejemplo y mis nanos son fiel reflejo de ello... pero cada vez más el mayor viene con cosas de fuera que no me gustan nada de nada, no solo le influenciamos nosotros, sino todo lo que le rodea y el cole en nuestro caso mucho, sus amigos le transmiten mucho. Ahí andamos intentando que vea que hay cosas que aunque en otros niños son normales no hemos de verlo como tal, que no es correcto hablar mal o ciertas expresiones... Yo intento hablar, dialogar, con cuentos con historias... Saludicos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay Montse, tocas un tema que pensé incluir en la entrada y luego se me pasó. Pero es que es fundamental: las influencias que reciben de otras personas.
      Nosotros podemos poner todo el empeño del mundo, pero reciben muchas cosas de fuera de casa.
      A mí tampoco me gustan ciertos comportamientos ni las malas palabras, que parece que para otros son cosas normales, pero en casa no lo admitimos. Y es una lucha también inculcar que no hay que seguir a los demás en aquello que no nos parece bien, aunque seamos los únicos.
      Besos.

      Eliminar
  4. Assalamu alaiki wa rahamatullahi wa barakatuh hermana Maribel,
    Muy interesante este calendario ma sha'a Allah. Al igual que tu considero que los buenos modales se logran trabajándolos, no sólo los niños, esto es para todo el mundo. Porqué uno no logra ser generoso cuando tiene algo de egoísmo en su corazón si no es poniéndolo en práctica, recordando que hay que serlo y poco a poco cambiando esa característica de nuestro corazón. Todos tenemos cosas que arreglar, y cada uno debe trabajarse poco a poco. Genial que trabajes esto con tu hijo. Mira, justamente nosotros hemos hecho hace un par de semanas una lista y tenemos una tabla de objetivos logrados...y está funcionando...1 porqué tienen todo el día presente lo que está bien hacer y 2 porqué lo ponen en práctica y si no lo hacen saben que deberían haberlo hecho y el día siguiente se pueden superar. Poco a poco pero sin detenerse! Besos. Lo siento por no visitarte más...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ua aleikum assalam.
      Es verdad. Parece que siempre son los niños los que tienen que aprender y mejorar, pero los adultos también tenemos mucho trabajo que hacer en ciertas cosas. Esta es un de ellas.
      ¿Quién no se ha sorprendido a sí misma alguna vez con un mal sentimiento o una mala palabra hacia alguien?
      Y el ejemplo de trabajar nosotras mismas en ello si que puede ser bueno para nuestros hijos.
      Yo quisiera hacer algo más formal en ese sentido, más allá del calendario de Ramadan, pero me gustaría que él participara lo máximo posible.
      Si quieres puedes enseñarnos algún día vuestra actividad.
      No te preocupes por las visitas, ya sé que estás muy ocupada.
      Un beso.

      Eliminar
  5. Nunca lo había pensado así, pensaba que con ejemplos mis hijos podían aprender algunas cosas, pero me gusta cuando dices que es bueno hacerlos reflexionar sobre el valor de esas pequeñas acciones.
    Un beso muy grande y mucha energia energia en el Ramadan!

    ResponderEliminar
  6. Gracias Andreína.
    Yo con mi hijo me he dado cuenta de que sólo con el ejemplo no basta porque él está en contacto con otras personas aparte de nosotros y aunque intentemos controlar que se relacione con las personas adecuadas, siempre es posible que tome de ellas cosas que a nosotros no nos gustan.
    Y los pequeños detalles (que tienen un gran valor) pueden pasarlos por alto si no los mencionamos y trabajamos sobre ello.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Yo también opino como tú, no sirve solo el ejemplo que nosotros podamos dar también hay algo innato en los niños.
    ¿sabes? cuando yo era pequeña iba a un campamento 15 días en verano. Era de esos campamentos que estabas 15 días fuera de casa, no como los campamentos urbanos de ahora que son una prolongación del colegio. Bien, pues el primer día nos entregaban un librito titulado "Sólo para valientes", cada día había escrito una buena obra, una buena acción... y teníamos que esforzarnos en conseguir el objetivo. Era muy bonito, lo recuerdo con cariño. Cuando he leído tu entrada sobre este calendario que sigues con tu niño me ha recordado a aquello.
    Entiendo perfectamente que los niños musulmanes que viven por aquí vean estas fiestas que nosotros celebramos y no lo comprendan mucho o se sientan diferentes por no celebrarlas. Así que está perfecto que adaptéis vuestras celebraciones para que los niños participen de un modo más activo.
    Un beso muy grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ponerse unos objetivos está muy bien. Con el tiempo, incluso si los propios niños pueden participar en elegir esos objetivos creo que se sentirán más motivados para esforzarse en alcanzarlos.
      A los niños, en general, les gustan las fiestas: luces, colores, adornos, alegría, regalos... Por eso las propias fiestas debemos hacerlas igual de atractivas para ellos, siempre que no caigamos en lo incorrecto.
      Hay celebraciones que, aunque no son nuestras, sí podemos participar de ellas porque no encierran nada malo para nosotros. Pero otras, claramente no nos están permitidas por muy bonitas que parezcan y también es una responsabilidad que nuestros niños lo entiendan desde pequeños, y a cambio ofrecerles otras alternativas.
      Besos

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!