NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

5 de mayo de 2017

Más tarjetas (descomposición de números y números romanos)


Las tarjetas siempre han sido un recurso que nos ha ido muy bien para trabajar diferentes temas. Se pueden usar como material manipulativo (estupendas para los niños que aprenden "tocando y haciendo"), son fáciles de hacer (e incluso hay muchas en internet listas para imprimir), son una buena alternativa a escribir (hay niños a los que no les gusta nada escribir) y además se pueden usar de muchas formas y combinarlas con otros materiales, lo que da lugar a actividades muy variadas que evitan la monotonía.

Hace algunos años comencé a hacer para B las tarjetas de números. Las primeras que hice fueron las unidades y decenas. Podéis ver aquí cómo las usábamos entonces (ya no tenemos tapones, qué recuerdos... quienes nos seguís desde el blog anterior sabéis que hacíamos muchas actividades con tapones) y en esta otra entrada todavía seguíamos con ellas.
Pasó el tiempo y preparé también las tarjetas de las centenas. Y aquí paré, pensé que B tenía ya dominado el tema de la composición y descomposición de números, pero el otro día pude ver que le costaba con cantidades mucho más altas. Así es que me puse con ello y añadí las unidades de millar y decenas de millar.

No son muy complicadas de hacer, sólo hay que tener en cuenta que los espacios coincidan cuando ponemos unas sobre otras para formar un número.
Las imprimo en blanco y luego las coloreo a mano (así ahorro un poco de tinta).
Cada grupo tiene nueve tarjetas (10, 20, 30, 40, 50, 60, 70, 80 y 90, etc.) y tienen colores diferentes. Elegir un color u otro da lo mismo, pero si tenéis otros materiales para trabajar la numeración sí que es importante respetar el mismo código de colores para que los niños no se confundan.

Se pueden usar para muchas cosas, aunque mi objetivo principal es usarlas para la composición y descomposición de números. En ejercicios de este tipo:


Saber componer y descomponer números ayuda a la hora de hacer y entender ciertas operaciones y también facilita el cálculo mental.
Entonces, con el ejemplo del libro, formaríamos el número con las tarjetas correspondientes y podríamos descomponerlo con mucha facilidad (o la operación contraria, componerlo).



Animada como estaba preparando tarjetas, me puse también con los números romanos. Con estos lo hice muy, pero que muy simple: un folio azul para darle un poco de color y tarjetitas con las letras (varias de cada).
Las usamos junto con las de los otros números y así aprovechamos todo.


En esta entrada de Meninheira tenemos una propuesta de actividad que nosotros hemos hecho usando también las dos clases de tarjetas.
Ella tiene un imprimible de los números romanos que tiene muy buena pinta (este en concreto no lo conozco, pero sí tenemos otros de ella y nos encantan) y que ya he visto que lo han usado otras familias de algunos de los blogs que sigo.
Nosotros de momento estamos empezando así.


Y para completar el tema, deciros que se pueden encontrar diferentes juegos on line sobre números romanos y en este enlace de actividades relacionadas hay algunas para colorear, unir puntos o diseñar un reloj que creo que a B le pueden gustar.





4 comentarios:

  1. ¡Están genial tus tarjetas! Cuando compré el material multibase compré también los números, son de madera y vienen en un expositor muy útil, la pega que tienen es que van hasta las unidades de millar, cuando quiera ampliar voy a tener que hacerlas como las tuyas.
    Meninheira tiene unos materiales muy chulos...
    Ahora estoy parada con esto de imprimir, hace 6 meses que compré impresora nueva y ya no me imprime el negro, estoy enfadada, parece que hacen las cosas de usar y tirar. Voy a pasarme por la tienda a ver si me cubre la garantía. Sin impresora no soy nadie, tengo un montón de cosas pendientes.
    Haré unas tarjetas de números romanos cuando empiecen los míos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tarjetas de madera son ideales, sin duda mucho mejor que las de papel, y más prácticas si las van a usar varios niños porque durarán más. Pero para nosotros nos es suficiente así, con estas.
      Si quieres puedo pasarte las tarjetas de las decenas de millar, aunque no sé si te coincidirán los tamaños. Yo ya las tengo hechas, un trabajo que te ahorras, jeje.
      Mi hermana me dijo una vez que hay personas que compran impresoras baratas y que cuando dejan de imprimir en vez de cambiar los cartuchos se compran otra...
      Yo también me quedo bastante perdida sin impresora.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Son geniales!
    Yo tengo que ir haciéndome con material también poco a poco para cuando vaya llegando el momento ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mejor es que es un material sencillo de preparar y te puedes complicar la vida en ello hasta el punto que tú quieras. Más elaborado o más sencillo, según las ganas y el tiempo disponible.
      En nuestro caso, facilita mucho el aprendizaje.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!