NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

2 de septiembre de 2015

La forma de trabajar la escritura y la lectura


Pensando en la forma de trabajar este curso con la lectura y la escritura de mi hijo, estoy tomando algunas ideas para incluir en nuestro día a día.

Mi hijo escribía bien, su letra era bastante aceptable para un niño pequeño que estaba empezando. Pero el curso pasado, en el colegio, su maestra estaba empeñada en la escritura en cursiva para todos; además había que cumplir con las proporciones de las letras. Para mi niño se convirtió en una tarea tediosa, cogió manía a la escritura y estaba claro que no tenía la destreza suficiente para escribir en letra cursiva con soltura. La calidad de su escritura empeoró.

Ahora le he dicho que puede elegir qué tipo de letra quiere usar, la que le resulte mejor, pero sigue empeñado en la cursiva...
Mientras se reconcilia con las letras y termina de entender que no está obligado a escribir así, yo me planteo los siguientes objetivos: que escriba de forma limpia, clara, legible y sin faltas de ortografía. Entiendo que esto se logra con un trabajo continuado a lo largo del tiempo, no quiero conseguirlo todo ahora, pero sí quiero empezar desde ya.

Como la escritura es la actividad menos amena para él, será la primera de la mañana.
Cada día tendrá un ejercicio de escribir alternando entre copia, dictado y redacción. Pienso en textos de unas 6 líneas, nada sobrecargado, pero sí diario.
Con la redacción quiero que aprenda a ordenar mentalmente lo que quiere decir y cómo expresarlo.
Además, seguirá practicando con la escritura en árabe.
Las actividades de las otras asiganturas también incluyen ejercicios escritos, por eso con estas breves tareas ya es más que suficiente.
Y mi marido ha propuesto algún rato semanal para aprender a escribir en el ordenador.

La lectura realmente la practica durante todo el día porque en casi todas las situaciones hay algo que leer.
Cada tema de lengua española incluye una lectura con preguntas de comprensión (muy importante porque no se trata de leer por leer, sino de entender lo que se está leyendo).
Quiero que este curso comience a leer libros para niños más mayores y deje los típicos cuentos con muchas imágenes y poco texto. Y empezaremos también con ratos de lectura en voz alta (siendo yo la que lee), siguiendo las propuestas de Charlotte Mason.

La lectura en voz alta nos permite compartir momentos más íntimos y tranquilos. Nos permite relajarnos y a él le facilita "entrar" en la historia que se está narrando porque no tiene que esforzarse en leer (es un niño que sabe leer, pero necesita concentrarse en descodificar y pronunciar bien) y puede dedicar toda su atención a comprender y a participar. También le permitirá aprender entonación, pronunciación, etc.

8 comentarios:

  1. Nosotros intentamos leer todos los días, primero leo yo y luego ellos y después hablamos de lo que dice el cuento o lo que hemos leído... porque ya estamos en ese momento de leer cualquier cartel o cosa que caiga en nuestras manos. También uso con ellos una pizarra donde uno dice una letra y el otro escribe una palabra que empiece por ella. Todavía son pequeños pero fomentar el gusto por la lectura y la escritura me parece muy importante. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estupendas las actividades que hacéis.
      Al mío le encanta leer y escribir depende... si es porque él quiere, genial; pero si es una tarea programada se hace el remolón a no ser que no le digas "vas a escribir" sino que se lo plantees de otro modo.
      Pero me parece muy importante escribir bien, por eso insisto en que practique un poquito cada día.
      Besos

      Eliminar
  2. Muchas gracias por pasarte por mi blog.
    Sobre lo que dices, en el método constructivista que manejamos la mayoría de maestros y maestras de Educación Infantil, se dice que escribir es pensar y leer es comprender.
    Las tareas forzadas son lo menos motivador que puede haber. Seguro que con paciencia e imaginación consigues que le vuelva a gustar escribir.
    Un besico!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El caso es que a él le gusta escribir porque va escribiendo notas con dibujos y palabras de cosas que le interesan y cuando a él le apetece (tampoco le gusta dibujar como tarea dirigida).
      Los textos con los que hace escritura programada no superan las 5 o 6 líneas y procuro que sean de algún tema que le guste.
      Tus consejos serán bienvenidos.

      Eliminar
  3. Yo conseguí que mis hijos amaran la escritura gracias a los concursos literarios. Sí, además de incentivar el gusto por la literatura ,leyéndoles o inventando mis propios cuentos , los concursos literarios han sido mi perfecto aliado para lograr que escribieran cuentos o pequeñas historias y poco a poco se han entusiasmado con ello por la ilusión de los premios ,que suelen ser libros o mochilas . Han obtenido varios premios en Madrid, Navarra, Zaragoza y algunos más que ya se me olvida . En algunos concursos públican en un libro los cuentos finalistas y los suyos aparecen lo cual les da satisfacción también y esto ha provocado que ya me pregunten y sigan los concursos literarios en librerías, bibliotecas y demás . Esta Navidad pasada ganaron los dos ,cada uno en sus categorías ,el Concurso de escritura del Corte Inglés que cada Navidad convocan y ¡No veas cuantos niños participan!. Sin dudas ,anímale a participar ,los míos comenzaron con 8 años. Y más allá de los premios ,que les da mucha ilusión y son una motivación , yo me siento con ellos a trabajar la historia o cuento . Les pregunto sobre qué se les ocurre escribir, que mensaje quisieran contar y a partir de ahí ¡Rienda suelta a la imaginación!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me encanta escribir. Hace mucho tiempo también me presentaba a concursos y algún premio gané... pero hace ya tanto...
      Para todo ello me parece fundamental trabajar la expresión, que es lo que pretendo hacer con las redacciones. Si no se saben plasmar las ideas, mal vamos.
      En uno de mis trabajos tenía que leer informes de incidencias redactados por otras personas, adultos, y de verdad que había veces que no entendía lo que me querían decir.
      Tus chicos son estupendos, seguro que estás orgullosa.

      Eliminar
    2. Pues claro que sí, es muy importante la expresión como bien dices, por eso cuando los míos quieren escribir una historia ,les hago muchas preguntas para que vean la importancia de ello y lo difícil que es ser escritor (yo conozco a muchos) y sé cuanto trabajo lleva . El preguntarse que quieres decir, como lo haces llegar a todos, qué te gustaría a tí y cómo ,en fin. Y luego , leen y releen los cuentos o relatos, y siempre están cambiando algo,así que les digo que se imaginen a un autor.
      Hay mucha gente que no sabe escribir y en estos tiempos con la escritura que está proliferando debido a los medios virtuales pues no ayuda nada, así que ves a los chicos que escriben fatal con unas faltas de ortografía garrafales.

      Eliminar
    3. ¿Conoces los "libros vivos" dentro de la pedagogía de Charlotte Mason? Tengo uno de geografía de ella, de 1925, y es una delicia leerlo, la pasión con la que está escrito se transmite en cada línea y estamos hablando de un libro de geografía... Saber transmitir implica primero que a ti te emocione o te importe mucho eso que cuentas.
      Quizá lo que comentas de los medios virtuales desplace finalmente a la escritura tradicional, sería una lástima.

      Eliminar

¡Gracias por tu comentario!