NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

27 de mayo de 2015

Jugamos con el mapa de Europa (y un recurso muy interesante)


Esta tarde hemos sacado el mapa de Europa y las banderas y hemos hecho un juego muy sencillo: Mi hijo coge cada bandera, si la reconoce dice su nombre (si lo necesita mira por detrás, donde yo escribí el nombre de cada país) y luego busca el país en el mapa.

Cuando terminamos el juego me puse a buscar por internet porque nos faltan algunas banderas para imprimir y me encontré con El Rincón del Profesor, dentro de la página de la Unión Europea.
Aquí nos ofrecen recursos educativos sobre diferentes temas y divididos por edades, hay incluso hasta para mayores de 15 años, aunque yo sólo he mirado el primer tramo, que es el que me interesa.
Se pueden descargar los documentos o tenemos la opción, en un enlace que aparece en la columna izquierda, de ir a otra página y solicitar que nos envíen un ejemplar impreso (yo me he ido directamente a descargar, así es que no puedo deciros si piden algún requisito).

De momento he seleccionado dos documentos para seguir trabajando con mi niño el tema países-banderas y os cuento mi impresión después de haber mirado los dos.

Europa y tú
Tiene imágenes y colores, es el más llamativo de los dos.
Propone actividades para colorear las banderas y averiguar la capital del país. Incluye la silueta del mapa y un dato entre las cosas más relevantes de cada lugar (aunque a mi parecer, algunos de los datos no son relevantes para nada...)
El problema es que algunas de estas cosas están dentro de las banderas, con lo cual no es posible tener una visión de la bandera completa.
Lo que sí me ha gustado mucho es que al final vienen todas las banderas en miniatura, esto lo ponen como control para que los niños coloreen bien, pero está genial para recortar y usar luego en otras actividades que no se pueden hacer con las banderas grandes.

Pinto Europa de colores
Este es bastante más sencillo y por eso le veo más posibilidades a la hora de que cada una pueda adaptarlo después a lo que quiere hacer con sus hijos.
Simplemente viene cada bandera para colorear.
No viene el nombre del país ni la capital, pero hay espacio suficiente para que lo pongan los niños y así también practican con la escritura.
Al no tener colores ahorramos a la hora de imprimir cada página.

Mi idea es usar el segundo, pero combinando las actividades de los dos y otras que se me vayan ocurriendo. Para eso se puede usar el espacio libre en cada página e incluso la parte de atrás para añadir todo lo que queramos: el dato más característico de cada país (ahora sí que podemos elegirlo nosotras), algún monumento conocido, alguien importante que nació allí, ríos, montañas... todo según la edad de cada pequeño. Y si lo archivamos tenemos la posibilidad de añadir hojas en blanco más adelante para ir incorporando datos. Será como un Cuaderno de Europa hecho por cada niño.

Por último, dentro del mismo enlace, también podéis encontrar Juega con Europa, donde podemos aprender mucho sobre idiomas, geografía, clima, naturaleza, el mar...

Espero que os resulte útil.


25 de mayo de 2015

Sumando decenas y unidades (primero lo hacemos y luego lo imaginamos)

Estas tarjetas de las unidades y las decenas las preparé hace ya un tiempo. Son del mismo tipo que las tarjetas Montessori, pero usando otros colores.



Cuando las hice usábamos los tapones de colores como material manipulativo para aprender matemáticas y los que más teníamos eran los blancos y los rojos, por eso elegí esos colores. Realmente los colores elegidos no son muy importantes siempre que mantengamos el mismo código de colores en el material usado para no confundir a los niños.
Estas tarjetas son muy fáciles de hacer en casa, diseñamos en el ordenador y luego imprimimos o incluso se pueden hacer a mano. Lo que hay que tener en cuenta es que el tamaño de las decenas sea el doble que las unidades para poder colocar estas encima a la hora de formar las cifras.
También se pueden comprar las tarjetas originales en las tiendas de material Montessori o imprimirlas desde este enlace. (Por cortesía del blog 3 Macarrons)
Si queréis ver lo que hacíamos hace un tiempo con las tarjetas y los tapones, podéis pasar por este enlace: Contar a partir del 10

Hace unos días empezamos a usar de nuevo las tarjetas para hacer sumas de decenas y unidades. Por ejemplo 70+7



Después de hacer varias sumas de este tipo, me puse a pensar cómo lo haría si en alguna ocasión no tenía las tarjetas a mano. Entonces se me ocurrió una idea: Le propuse a mi hijo seguir haciendo sumas sin usar las tarjetas de verdad, sino que teníamos que cerrar los ojos e imaginar que las usábamos. Según la operación que yo le decía, él tenía que imaginar las tarjetas que necesitaba usar e imaginar cómo colocarlas para encontrar la solución.
Aquello de cerrar los ojos le encantó y se lo tomó como un juego. Entre risas iba resolviendo las sumas sin ningún problema y me pedía que le dijese más.

Cuando me cansé de inventarme sumas, recordé una página que conocí hace poco y que nos puede ser de mucha ayuda si necesitamos formular muchas operaciones aritméticas. Se llama Matemáticas Mamut y nos permite generar hojas de ejercicios de las operaciones que elijamos.
Al principio entré en la opción "Valor posicional-Construir un número de dos dígitos de decenas y unidades", que nos ofrece sumas como las que habéis visto en las fotos. Y después encontré otra opción muy interesante, "Valor posicional-Decenas y unidades-Sumando que falta", aquí ya aparece el resultado y uno de los sumandos y hay que averiguar el otro que falta. Esta última opción me permitió ver que mi niño había comprendido perfectamente las operaciones que estaba haciendo.

Tan motivado estaba que hasta me pidió un cronómetro para contar el tiempo que tardaba en resolverlas... Seguiremos practicando con los ejercicios de esta página, a veces con las tarjetas de verdad y otras veces imaginándolas.

23 de mayo de 2015

Primeras nociones sobre electricidad

Contaba hace poco que mi hijo me había preguntado ¿Qué es la electricidad?
Una ocasión estupenda para empezar un nuevo tema de estudio. Pero, claro, el tema es tan amplio que no queda más remedio que seleccionar mucho lo que vamos a ver; y más teniendo en cuenta que sólo tiene 6 años y que su interés por la electricidad se centra básicamente en cómo llega a nuestra casa. No he visto apropiado el introducir conceptos y aprenderse nombres, si no más bien comprenderla en relación al uso que hacemos de ella en casa (aun así, le ha llamado mucho la atención la turbina y sí que ha querido aprenderse su nombre).
Y así comenzó el lapbook de la electricidad.


Además de mis explicaciones, hemos usado dos recursos encontrados en internet:

- Este vídeo sobre "Cómo se genera, transmite y distribuye la energía eléctrica"
Está realizado por compañías eléctricas de El Salvador y por eso se las menciona en alguna ocasión, pero aparte de esto la explicación es sencilla y clara y mi hijo lo ha entendido bastante bien.
Me hubiera gustado que hubiesen explicado con más detalle algunas energías como la solar, pero bueno, ya lo he completado yo misma.

- Este artículo sobre "Cómo funciona la electricidad", explicada a los niños.
Un acercamiento muy sencillo a los electrones y su movimiento dentro de los cables.

El lapbook ha incluído actividades de escribir, recortar, pegar, dibujar, colorear y puntear.



Ha aprendido que la electricidad se obtiene a partir de otras energías y nos hemos centrado en dos que conoce bien por los lugares en los que vivimos y donde ve a menudo placas solares y molinos de viento (sé que no es su nombre técnico porque ya no muelen nada, pero así se les conoce popularmente). Así es que hemos pegado dos solapas, del sol y el viento, y al levantarlas está el dibujo de cada dispositivo.

Hemos ido viendo cómo la electricidad viaja por los cables para llegar a nuestra casa y cómo pasa por el contador para saber cuánta gastamos. También hemos hablado de los electrones dentro de los cables y qué cosas consiguen hacer con su movimiento.
Completamos con varios listados de cosas que hay en casa y que funcionan con electricidad, clasificando según: las ve conectadas a un enchufe, no están conectadas a ningún enchufe y las que algunas veces se enchufan y otras no, o sea, las que funcionan con batería.
¿Y cómo sabemos que las que no vemos enchufadas funcionan con electricidad? Pues hemos llegado a la conclusión de que a veces vemos los cables y sobretodo que cuando hay un corte de electricidad dejan de funcionar... para un niño de 6 años es un argumento con mucha lógica.

Por último, lo ha decorado con dibujos y recortes de diferentes aparatos.

21 de mayo de 2015

Preparando las actividades para Ramadan


Queda algo menos de un mes para que comience Ramadan, Insha Allah.
Parece que todavía hay tiempo de sobra, pero como luego surgen montones de cosas y no quiero quedarme corta de tiempo, ya he empezado a preparar las actividades para hacer con mi niño durante ese mes, que se juntarán con las otras actividades habituales que hacemos el resto del año.

Básicamente consiste en:
- Preparar la decoración, que luego pondremos entre los dos.
- Un calendario de cuenta atrás en el que mi hijo irá descontando los días que faltan para llegar al Aid al Fitr (la fiesta de final de Ramadan). Se puede hacer de muchas formas.
- Un calendario de actividades para realizar cada uno de los días del mes y que serán variadas para no caer en la rutina, pero relacionadas de alguna forma con el mes de Ramadan o en general con conceptos del Islam (las fases de la luna, los meses lunares, el calendario musulmán, la vida de los profetas... y más cosas).
- Una tabla para observar y anotar las fases de la luna en cada día del mes.
- Un regalo-sorpresa para darle el día del Aid y que iré preparando, una cajita con alguna golosina, chocolatinas, pequeños juguetes...

Podéis encontrar muchas ideas para hacer en Ramadan con los peques en estos enlaces:


12 de mayo de 2015

Granja de caracoles... un dilema


Hace tiempo que vi en Experciencia una propuesta para hacer con los peques una granja de caracoles, no puedo poneros el enlace porque me da un error al intentar entrar a la página, pero creo que casi todas la conocéis porque es de las imprescindibles para quienes nos gustan los experimentos en casa.
La foto superior es de ellos.

Resumiendo, se trata de conseguir una garrafa grande, transparente y vacía. Abrir una puertecita (que después se cierra con cinta adhesiva) y meter dentro ramitas, hojas, tierra... y todo lo que consideremos necesario para reproducir el medio en el que viven los animalitos. También, claro, varios caracoles.
Agujereamos para que puedan respirar y dejamos que los niños observen y aprendan sobre ellos.

Mi hijo está emocionado esperando que lo hagamos porque tenemos el material y a él le encanta mirar todo tipo de animales en nuestros paseos.
Pero el dilema me ha surgido a mí al pensar en sacar a unos seres vivos de su lugar y meterlos dentro de una botella (por grande que sea). No sé... es como los animales enjaulados.
Está claro que es una buena oportunidad para aprender y que está la posibilidad de devolverlos a su sitio pasado un tiempo.

Os pongo algunas fotos de material infantil diseñado para que los niños puedan observar pequeños animalitos.




¿Alguna vez habéis hecho con los niños actividades de este tipo (ya sea con material comprado o hecho en casa? ¿Cuál es vuestra opinión?

11 de mayo de 2015

Los cinco pilares del Islam

Hasta ahora mi hijo estudiaba religión exclusivamente en árabe. Pero por diversos motivos hemos decidido completar con actividades que incluyen explicaciones en castellano.
Para este primer tema, los cinco pilares del Islam, hemos usado un recurso muy bueno que podéis utilizar en muchas otras materias en las que sea necesario recordar conceptos: pequeños sobres que guardan algo que, con sólo un vistazo, ayudan a los niños a recordar de qué se trata (siempre acompañado de la correspondiente explicación).
En los sobres podemos meter fotos, recortes, dibujos, una palabra, una frase... incluso algún objeto plano y pequeño.

Esto es lo que mi niño ha hecho, ayudado en parte por mí, pero procurando que la mayoría de las cosas las haga él aunque implique algún tachón o algo que no sale bien del todo.
Creo que es importante inculcarles la importancia del trabajo bien hecho, pero lo esencial es que lo hagan ellos en lo que puedan aunque no quede tan vistoso (no se trata de impresionar a nadie ni de quedar bien en el blog, jeje).


Aunque la actividad la hemos planteado en castellano, él ha escrito los nombres en árabe.
Cada sobre está numerado y designa cada uno de los pilares del Islam: Shahada, Salat, Zakat, Saum y Hajj.
Si me estáis leyendo personas no musulmanas y queréis que os aclare algún concepto, podéis preguntarme en los comentarios.

En el sobre 1 hemos metido una notita con la Shahada escrita.
En el sobre 2 hay un dibujo de un niño rezando.
En el sobre 3 encontramos unas monedas (unos céntimos de dirham)
En el sobre 4 hay un dibujo con comida y una gran X tachándola
Y en el sobre 5 va una pequeña foto de la mezquita sagrada de La Meca




Podéis ver otras manualidades sobre este mismo tema en:
Planta con los cinco pilares del Islam, de Madrassatu Ummu Yumna
La casita del Islam, de Maternidad Halal

4 de mayo de 2015

El viaje de una postal


Seguimos con nuestras actividades para motivar el gusto por la escritura.
En esta ocasión se trata de escribir una postal para el abuelo. Podría ser también una carta, pero mejor empezamos con algo más corto.
Lo primero es decidir qué le quiere contar. Como el espacio es pequeño, hay que resumir e intentar escribir con letras que no sean muy grandes, para que quepa todo.
A partir de aquí comienza la escritura, que mi hijo ya no ve como una tarea tipo "trabajo", sino algo que se hace por gusto.

Vemos las partes de la postal y para qué sirve cada una. 
Además aprovechamos para aprender cómo funciona correos, de qué manera nuestra postal va a viajar de un país a otro, quién la va a llevar a casa del abuelo, qué es la dirección o domicilio de una persona...
Es fácil que hoy en día haya niños que nunca hayan visto una carta enviada por correo, aparte de las facturas que suelen aparecer en nuestro buzón, por eso me parece un aprendizaje de lo más interesante. Además de favorecer la escritura, como decía más arriba, y mantener los lazos familiares cuando vivimos lejos unos de otros.

En nuestro barrio no hay buzones en las calles, ni los sellos se compran en el estanco, sino que todo se hace en la oficina de correos. Y hasta ahí tienen que llegar los niños que vayan a realizar una actividad de este tipo para comprender bien todo el proceso.
Cuando vayamos a España podemos enviarnos una postal y ver que se puede hacer también de otra forma, que en cada sitio las cosas funcionan de una manera.

¿Vuestros hijos escriben cartas y postales?

3 de mayo de 2015

La agenda de los buenos recuerdos


Esta es una idea que vi hace tiempo en el blog "A latidos" (que ya está cerrado).

La agenda de los buenos recuerdos consiste simplemente en un cuaderno en el que mi hijo escribe cada noche lo mejor que le ha pasado durante ese día (o algo que le ha hecho sentir muy bien, o algo que le ha gustado especialmente...).

Lo que pretendo con esta actividad es favorecer en él el gusto por la escritura, buscando formas variadas de escribir más allá de la copia, la caligrafía, el dictado, etc.
Nos sentamos juntos y lo primero que hace es recordar la secuencia de cosas que hizo o le pasaron durante ese día, después elige una y buscamos cómo redactarla en dos o tres líneas. Con esto practica la redacción y la manera de expresar las ideas que quiere contar.

Un beneficio muy importante que nos proporciona este ejercicio es aprender a pensar en positivo. Dejamos a un lado los contratiempos y dificultades para centrarnos en recordar lo bueno, por eso es muy importante que sea el propio niño quien escoge el recuerdo que quiere escribir (no importa si nosotras pensamos que le ocurrieron cosas mejores, los recuerdos son suyos y no nuestros).

Está emocionado con su agenda.
Le gustan mucho los calendarios y contar el paso de los días y los meses, asi es que eso de escribir la fecha ya es algo que le motiva mucho.

Es bueno, cuando los niños se sienten tristes, que tengan una colección de buenos recuerdos que poder leer para mejorar su ánimo y en aquellos casos de baja autoestima les vendrá muy bien ver todas las cosas que han sido capaces de hacer y los logros conseguidos.