23 de junio de 2021

Matemáticas en la vida real


Después de las reflexiones del otro día (y sabiendo que vienen semanas de descanso en las que pueden surgir nuevas ideas o cambios), quiero dejar por aquí algunas pinceladas de las modificaciones que queremos para matemáticas.
Se trata de salir de los libros de texto y las fichas de otros años, de dejar a un lado conceptos que a B no le interesan y no tienen utilidad actualmente para él, y centrarnos en cuestiones más prácticas, de la vida real, de nuestro día a día.

Si buscamos por internet podemos encontrar algunas iniciativas (bastante pocas, esa es la verdad) como puede ser la creación ficticia de un restaurante y todas las actividades que ello conlleva o la hipotética reforma de una habitación para calcular medidas y coste de material.
B también hizo el año pasado un proyecto que quedó a medias y que implicaba muchas matemáticas enfocadas al mundo real:
 
Todas esas ideas están muy bien y es bastante interesante trabajar con ellas, pero hay muchas ocasiones reales que podemos aprovechar de manera más natural para aprender matemáticas.
Hoy escuchábamos en la tele la noticia de la bajada del IVA en la factura de electricidad del 21% al 10% y B pidió que le explicásemos esto con más detalle. Este es el tipo de situaciones a las que me refiero. Si después hacemos estimaciones con una factura real, ya tenemos el aprendizaje.

He anotado en un papel algunas ideas que también se pueden tener preparadas de antemano:
- Buscar en el catálogo de Ikea los productos rebajados sobre el catálogo anterior, ver el precio antiguo y calcular el porcentaje de descuento (con los catálogos de Ikea hicimos una actividad muy interesante cuando B era más pequeño, se puede ver aquí).
- Elaborar un presupuesto para la compra semanal, que se puede hacer sobre un folleto de publicidad o acudiendo a la tienda con libreta y boli para buscar allí los precios.
- Bastantes actividades con los folletos de propaganda del supermercado que nos dejan en la puerta (perfectos para porcentajes, proporciones y operaciones con decimales).
- Aprovechar un viaje real para calcular kilómetros, gastos de carretera o avión, etc.
- Elaborar una encuesta sobre algún tema que le interese, encuestar a personas reales, analizar los resultados y hacer gráficos.
- Llevar un registro de la temperatura durante un mes, hacer después un gráfico y analizar resultados.
- Gastos de sus clases en el gimnasio, cuotas, compra de material y estimación para el año completo.
- Planear un día fuera de casa calculando gastos de desplazamiento, coste de actividades a realizar, lo que nos gastaremos en comer, etc.
- Analizar un ticket de la compra.
- Adaptar recetas de cocina calculando qué cantidad de ingredientes necesitaremos para más o menos personas.
- Juegos de mesa (jugar mucho, este tipo de juegos suelen llevar muchas matemáticas).

Bueno, estas son sólo algunas ideas. Lo ideal es aprovechar las situaciones reales que se vayan presentando.

También me gustaría comprar un libro de economía para niños y aprender juntos sobre el dinero, el trabajo, las ganancias... filosofar también sobre cuestiones éticas relacionadas. Ya tengo pensado un libro. Pero por si acaso cambio de idea, prefiero enseñarlo cuando ya esté decidido y comprado.
Sería una buena ocasión para trabajar con el cuaderno de trabajo para pequeños emprendedores que todavía no hemos usado. Una manera de crear un proyecto (real o soñado) basado en los propios intereses y habilidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por tu comentario!

PDF