NUESTRA EXPERIENCIA EDUCANDO Y APRENDIENDO EN FAMILIA

26 de junio de 2015

Saca tus propias conclusiones

Este es un ejercicio que he encontrado en un libro de texto:


En principio parece una simple tarea de sumar. Pero a continuación se acompaña de una pregunta: ¿Qué te llama la atención?

Cuando se explica algún principio matemático a los niños, se les suele decir la teoría, la frase o fórmula que tienen que aprender y a partir de ahí puede ocurrir que simplemente lo acepten y lo crean porque así lo dice el maestro o la madre/padre. O podemos ir más allá y presentar ejemplos prácticos que lleven a los niños a comprobar que efectivamente eso es así.
Pero en este caso el proceso es el contrario porque se invita a los niños a observar y sacar sus propias conclusiones. Se darán cuenta de que el resultado es el mismo en las tres operaciones y desde ese punto, ellos solos o con nuestras preguntas, entenderán qué es lo que está ocurriendo.

Me ha gustado mucho para usarlo de manera habitual porque es un método que inculca a los pequeños el hábito de pensar por ellos mismos, de observar, analizar y sacar conclusiones que después se pueden aplicar a otros ejemplos similares para comprobar si se cumple o no.

Lo tendré en cuenta para otras ocasiones.

18 de junio de 2015

El sustantivo y el artículo

Comenzamos con el estudio de la gramática, y lo hacemos con el sustantivo y el artículo.

Todas las cosas tienen un nombre, todo se llama de alguna forma, ese nombre de cada cosa es el sustantivo.
Hay otras palabras que acompañan a los sustantivos, se llaman artículos y van siempre delante de ellos; porque si los colocamos de otra forma entonces queda bastante raro. Suena mal si digo, por ejemplo "mesa la".
Los artículos con los que vamos a trabajar, de momento, son cuatro: el, la, los, las. Y como hay cuatro para elegir, pues algún criterio hay que tener para decidir cuál de ellos acompaña a un sustantivo en concreto. No todos valen y la prueba está, una vez más, en lo raro que suena si digo "los niño", "la coche", "las zapatos" o "el ventanas".

Estas cosas son las que hablamos mi hijo y yo como introducción al tema y, además de echarnos unas risas con los ejemplos que se nos ocurrían, sirvió para que él entendiera muy bien de qué iba el asunto.

Para la actividad que cuento hoy partimos de un texto de entre 6 y 8 líneas, que normalmente es la página de uno de sus cuentos, pero puede ser cualquier otra cosa.
Primero él lee el texto completo y después vamos analizando despacio las palabras mientras nos preguntamos si eso es el nombre de alguna cosa o de alguien. Las palabras que mi hijo va identificando como sustantivos las escribe en un cuaderno.
Con recortes de papel que yo le he preparado hace sus tarjetas de palabras, volviendo a escribir en cada una los sustantivos que encontró. Escribe él porque no nos importa si las tarjetas quedan muy vistosas o no, como comenté otra vez, intento inculcarle la importancia del esfuerzo en el trabajo bien hecho, pero entiendo como normal que alguna palabra se tuerza, que haya que corregir algo, que alguna letra quede más grande que otra... me parece mucho más importante que sean SUS tarjetas para que se implique  más en la tarea.
En un sobre guardamos esas tarjetitas junto con otras similares que saquemos de otros textos y todas ellas, más adelante, seguro que nos sirven para otras cosas.

De momento, lo que hacemos con los sustantivos son clasificaciones al mismo tiempo que mi niño va aprendiendo conceptos nuevos con ellas:
- Clasifica cuáles de los sustantivos son el nombre de alguien (propios) y cuáles no.
- De los que no son nombres propios, vemos que se refieren a distintos temas y entonces le propongo hacer grupos según se refieren a objetos, plantas o animales (podemos añadir más categorías)
- Y por último colocamos sobre la mesa la tabla de los artículos.


Tiene que colocar cada sustantivo en la casilla correspondiente siguiendo el único criterio de que le suene correcto al juntar el artículo con el nombre.
Lo demás lo tiene a la vista: masculino, femenino, singular, plural.
Es una tabla sencilla y él ya sabe interpretarla haciendo una línea recta con el dedo en horizontal y en vertical para ver que EL, por ejemplo, es masculino-singular.

Es una actividad bastante completa porque incluye varias cosas y no dura demasiado tiempo, perfecta para él.

16 de junio de 2015

Actividades para Ramadan 1436 (2015)

Ya todo preparado para el comienzo de Ramadan.
Os cuento los planes y actividades organizadas para este mes de forma especial.

Vamos a tener una actividad diaria, más bien nocturna, de observación de la luna. Como introducción ya hemos visto las distintas formas que puede tener la luna a lo largo del mes con una manualidad muy sencilla que he hecho para mi peque. Se acompaña de una tabla con los 30 días del mes (aun no sabemos si serán 29 o 30) donde hay casillas para poner una X en la fase de la luna que corresponda o más se parezca cuando nos asomemos a la terraza para verla.


Además, hay actividades diarias y un calendario de cuenta atrás. Finalmente lo he hecho muy sencillo y he combinado todo en uno.
En un póster que pegaré en la pared he dibujado los huecos para ir haciendo la cuenta atrás (en la foto no se ven, pero están los circulitos dibujados).
Hay también 30 círculos sueltos numerados por una cara y con una tarea escrita en la otra cara. Cada día mi niño cogerá el número correspondiente y veremos qué toca. Por la noche pegaremos ese mismo círculo en el calendario y así sabremos en cada momento cuántos días llevamos de Ramadan y cuántos faltan para llegar al Aid al Fitr (la fiesta de final de Ramadan).

Las actividades son variadas. Para los tres primeros días:

El primer día recordaremos que Ramadan es el nombre de uno de los meses del calendario musulmán. Aprenderemos el resto de los meses en un cartel que he preparado para él y también que nuestros meses son lunares y empiezan y terminan según las fases de la luna. Con esto enlazamos con la observación de la luna que iremos haciendo cada noche.
El segundo día recordaremos que el ayuno del mes de Ramadan es uno de los cinco pilares del Islam y que, en este caso, el momento de comenzar y acabar el ayuno depende de la posición del sol, igual que las horas de realizar nuestras oraciones diarias obligatorias. Para ello vamos a usar l´horloge des prières.
El tercer día entramos en los conceptos de Suhur (la comida que hacemos de madrugada antes de empezar el ayuno) e Iftar (la comida con la que rompemos el ayuno cuando el sol se pone). Hablaremos sobre la importancia de seguir una dieta variada y saludable siempre, pero más aun en el mes del ayuno. Aquí se incluye una actividad de recortar y pegar en la que mi hijo elegirá fotos de alimentos para componer con ellas un posible menú de Suhur y otro de Iftar.

El resto de los días alternaremos entre historias de la vida de los profetas, súplicas o frases que decimos en situaciones concretas y otras cosas de más entretenimiento como colorear o dibujar uniendo puntos, pero todo bajo la temática del Islam.
Para la vida de los profetas he escrito mis propias adaptaciones resumidas y escritas en el estilo de un cuento. Después de leerlas, hablaremos sobre las enseñanzas que podemos sacar y el ejercicio final será hacer un dibujo de un objeto o situación que a él le parezca interesante en la historia contada.
Las frases o du´as elegidas por mí también incluyen una conversación sobre lo especial de cada situación que yo le presentaré, por qué decimos esas palabras, por qué hacemos esa petición... y en este caso habrá una tarea de escritura para copiar las frases en árabe y en español.




Si tambiém habéis preparado actividades para Ramadan podéis contarme en los comentarios o dejar el enlace para pasar a verlo.
¡Ramadan Mubarak!

7 de junio de 2015

Palabras encadenadas

Para hacer esta actividad necesitamos letras sueltas: de madera, de imán, de papel...

Para empezar con el ejercicio le pedí a mi niño que me dijese una palabra cualquiera. Él eligió teléfono y la pusimos como palabra central.
A partir de ahí yo le iba dando las instrucciones y él formaba las palabras. Todo muy dirigido porque era la primera vez que lo hacíamos.
Dime una palabra que tenga dentro la letra T, dime una palabra que empiece por U y termine en A... así él imaginaba las palabras y colocaba las letras en su lugar.


El siguiente paso fue darle más autonomía para hacer la tarea, pero vi que aun necesitaba mis instrucciones. Así es que hicimos algo intermedio. Nuevamente decidió la palabra central y a partir de ahí tenía que elegir una letra de las que había puesto, entonces yo le decía "piensa en una palabra que empiece o tenga dentro esa letra".
Decía la palabra y colocaba las letras. Y así varias veces.
Para ver cómo lo hizo: la palabra central fue nube, eligió la E y escribió tele, volvió a elegir una E y escribió antena y por último eligió la N y escribió fregona (para escribir sal yo le propuse que imaginase una palabra que empiece por SA). Es curioso ver que no escogió ninguna letra como inicial, cosa que yo imaginaba que haría porque me parecía más sencillo...


Y finalmente quise que intentase hacerlo completamente solo y le pedí que pusiera al menos dos palabras.


En esta ocasión tampoco quiso usar la letra como inicial.